La insuficiencia aórtica, ¿qué tipo de invalidez causa?

La insuficiencia aórtica, ¿qué tipo de invalidez causa?

La insuficiencia aortica es la lesión más frecuente después de la estenosis aortica y consiste como su propio nombre indica en una insuficiencia o incapacidad de cierre de las válvulas sigmoideas, que origina un reflujo de la sangre hacia el ventrículo izquierdo desde la aorta.

La insuficiencia aórtica es más frecuente en hombres de edades comprendidas entere 30 y 60 años.

Puede estar en estado subclínico, prácticamente sin síntomas durante muchos años.

El trabajo forzado acelera el proceso y termina descompensándolo en poco tiempo, mientras que ocupaciones sedentarias permiten una larga actividad laboral activa incluso con la enfermedad sin diagnosticar.

¿CUALES SON LAS CAUSAS?

La causa principal es el reumatismo y después con carácter excepcional, las anomalías congénitas, la brucelosis, sífilis, e incluso el accidente en general y el de trabajo en particular que se producen especialmente en caídas en pie con la columna rígida y sin flexión de los pies.

Hace bastantes años ya, la fiebre reumática era la principal causa de insuficiencia aortica, sin embargo en la actualidad con la existencia de antibióticos para tratar esta enfermedad se aprecian con más frecuencia otras causas.

La fase avanzada de la descompensación puede relacionarse con los síntomas de la insuficiencia cardiaca.

Igualmente pueden ser motivos de insuficiencia aortica el lupus eritematoso sistémico y la espondilitis anquilosante.

¿QUÉ PRUEBAS SE UTILIZAN?

Las analíticas de laboratorio no pueden diagnosticar la insuficiencia aórtica, sin embargo una radiografía del tórax puede mostrar un agrandamiento de la cámara izquierda del corazón, siendo otras pruebas utilizadas el cateterismo, la resonancia magnética y los ecocardiogramas.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Los edemas, cianosis y disnea están siempre presentes y los tratamientos solo serán sintomáticos y paliativos.

Igualmente puede aparecer dolor en pecho que aumenta con el ejercicio y desaparece con el reposo, desmayos, fatiga, pulso irregular, rápido y acelerado.

La cirugía solo estará indicada en situaciones muy concretas: sujetos jóvenes y con regímenes de vida posoperativos adecuados durante largo tiempo que permitirá, en algunos casos, una relativa curación.

Esta operación puede aliviar los síntomas por completo, a menos que se produzca insuficiencia cardiaca grave o se desarrollen otras complicaciones.

Cuando el enfermo está siendo tratamiento debido a insuficiencia aortica tiene un pronóstico desalentador.

Posteriormente para evitar riesgos de embolia se ven obligados a tratamiento anticoagulante de por vida y las posibilidades de reintervención quirúrgica son frecuentes.

¿QUÉ TIPO DE INCAPACIDAD LABORAL GENERAN?

La insuficiencia aórtica sin disnea, ni edema ni cianosis es compatible con trabajos que no requieran esfuerzo físico siendo altamente incapacitantes para los que lo requieran, no por incompatibilidad física para realizarlos, sino para las contraindicaciones que esto suponen, ya que aceleraran considerablemente el proceso de descompensación con riesgo de graves complicaciones o muerte.

En estadios más avanzados supondrán siempre una incapacidad permanente para todo trabajo, ya que aunque puedan realizarse trabajos no activos físicamente, la calidad de vida de estos enfermos estará muy deteriorada, con inversión de ámbito de sueño por la dificultad para poder descansar, disnea incluso en reposo y necesidad de tratamientos y controles médicos de forma continuada.

Fdo. José Alberto Andrío Espina

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies