La insuficiencia cardiaca como invalidez

LA INSUFICIENCIA CARDIACA COMO INVALIDEZ

A efectos de Invalidez y para valorar la insuficiencia cardiaca debe tenerse presente las posibilidades terapéuticas que existan para el paciente y la evolución del mismo, poniéndolo en relación con las actividades que constituyan su profesión habitual.

Como muestra de lo que hemos expresado en el párrafo anterior, se declarará la inexistencia de Incapacidad Permanente en grado alguno ordinariamente en los supuestos en los que los trabajos a realizar sean sedentarios, por ejemplo en profesiones como las de administrativo, en que si bien pueden existir en el paciente menoscabo que disminuyen la capacidad laboral, no existen repercusiones funcionales anatómicas para impedir las fundamentales tareas que se le exigen al trabajador.

La existencia o no de disnea de reposo, será un elemento especial a valorar a la hora de determinar una posible Incapacidad Permanente en este tipo de dolencias.

Tampoco se concederá ningún tipo de Incapacidad cuando las dolencias no alcanzan el gado necesario o no tienen entidad suficiente para forzar una declaración de Invalidez Permanente.

La Incapacidad Permanente Parcial se concede escasamente ante este tipo de lesiones cardiacas, si bien existen casos aislados en que se protege al denominado como invalido menor o menos invalido.

Esto se dará cuando el trabajador pueda continuar realizando las labores que conforman su profesión habitual pero sea indiscutible que ha habido una pérdida de su rendimiento laboral normal en el 33% y se haya acreditado una delicada situación de salud.

¿CUÁNDO SE CONCEDE LA INCAPACIDAD PERMANENTE TOTAL?

Para la valoración de este grado las Sentencias ponen énfasis en el grado de evolución de la enfermedad, igualmente valoran el esfuerzo físico que debe realizar el trabajador y el carácter estresante o no de su profesión.

Así se ha concedido este tipo de Incapacidad cuando las funciones que realizan los trabajadores con insuficiencia cardiaca exigen innegables  esfuerzos físicos como pueden ser peones agrícolas o peones de la industria, etc.
La Incapacidad Permanente Absoluta se concederá cuando la dolencia que padece el trabajador le impida la realización de trabajos de carácter liviano o sedentario y está reservado para situaciones de especial gravedad e intensidad, igualmente cuando existan una pluralidad de patologías que consideradas en conjunto le impidan al trabajador la realización de toda profesión u oficio.

Hasta la fecha no existen Sentencias en que se conceda la Gran Invalidez derivado de una insuficiencia cardiaca.

Jose Alberto Andrío

aa-indemnizaciones.com

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies