La invalidez laboral por arritmias cardíacas

La invalidez laboral por arritmias cardíacas

Las arritmias cardiacas suponen una grave amenaza para la salud de la persona, pudiendo tener un efecto claramente adverso sobre su capacidad para llevar a cabo actividad remunerada alguna.

Pero, ¿Hasta qué punto podrían ser consideradas como fundamento de una Invalidez laboral de carácter permanente? Veámoslo, tras concretar en primer lugar en qué consisten estos problemas médicos.
» Las Arritmias. Causas y síntomas:

Bajo dicho término se recogen todas aquellas alteraciones que tienen lugar en el ritmo normal del corazón, que se encuentra entre los 60 y los 100 latidos por minuto, dependiendo de la persona y la actividad que se encuentra realizando. Visitar Abogados

Normalmente éstas tienen lugar por problemas en relación con los impulsos eléctricos que estimulan al corazón para promover su actividad de bombeo. Si éstos son irregulares, o si el corazón presenta anomalías,podrían tener lugar las arritmias.

Son múltiples las razones que podrían motivar o promover su aparición en la persona. Entre otras, destacan las siguientes:

  • Enfermedades de tipo cardiovascular, como por ejemplo la hipertensión.
  • Obesidad, así como también los niveles de colesterol excesivamente elevados.
  • Diabetes.
  • Fallos congénitos en el corazón (factor éste de tipo genético y hereditario).
  • Consumo de fármacos o drogas (por ejemplo la cocaína). También el consumo excesivo de sustancias como el tabaco, la cafeína o la taurina (empleada en multitud de bebidas energéticas) pueden derivar en la misma, especialmente en personas sensibles (por ejemplo, con las ya mencionadas hipertensión u obesidad).
  • Falta de ejercicio.

En relación con su cuadro de síntomas, éste es ciertamente variable. Podría ser que la persona que sufre la arritmia no notara signo alguno de la misma. No obstante, lo más frecuente es que sufra mareos, palpitaciones, sudor frío, falta de aire e incluso desmayos.
» Sus tipos y su peligro para la salud del paciente

En buena lógica, las arritmias pueden tener lugar cuando el ritmo de los latidos crece por encima de los niveles considerados como normales, en cuyo caso hablamos de taquicardias; o bien ocurrir cuando aquél cae por debajo de dichos niveles, fenómeno conocido como bradiarritmias.

En otros casos, también podría tener lugar combinaciones de ritmos acelerados con otros más lentos, de manera irregular.

El verdadero peligro de las arritmias consiste en que podrían causar una interrupción prolongada del riego sanguíneo en el corazón, dando lugar en ese caso a lesiones irreversibles y de consideración en el mismo, o incluso al fallecimiento súbito del paciente. En otros casos, el paciente podría llegar a sufrir embolias por consecuencia de las mismas.
» Su consideración como causa de invalidez permanente

A la hora de valorar dicha calificación debe determinarse si la arritmia constituye un problema en sí mismoo si es consecuencia de otra enfermedad, cardiaca o no.

También debe valorarse si tiene carácter temporal o crónico, sus opciones de tratamiento o su potencial de peligro para el paciente en función de las actividades por éste realizadas.

En general, si la arritmia pudiera verse desencadenada o agravada por factores exógenos, es decir externos, como el estrés, el clima, los cambios de postura o la realización de actividades que pudieran requerir esfuerzos de diversa magnitud; ésta podría considerarse como una causa de invalidez permanente en alguno de sus grados.

Un caso ejemplificativo de lo mismo podría ser el de un corredor de Bolsa. Como sabemos, se trata de una de las profesiones en las que se genera un mayor estrés para quienes a ella se dedican. Pues bien, si éste sufriera arritmias podría ser indispensable que abandonara su empleo, por el peligro que éste supone para su salud.

En definitiva, estos problemas cardiacos podrían motivar que el enfermo tuviera que dejar el puesto de trabajo que venía ocupando, para pasar a desarrollar otras funciones totalmente distintas en otro puesto diferente. En este caso, su arritmia podría ser causa de Invalidez permanente total para el ejercicio de profesión habitual.

En otros casos más graves, el padecimiento de las mismas podría ser totalmente incompatible con la realización de cualquier tipo de actividad que pudiera someter al paciente a estrés, tensión o esfuerzos; siendo entonces la base de una Invalidez permanente absoluta para cualquier profesión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies