La mediación matrimonial en Aragón

La mediación matrimonial en Aragón

La mediación matrimonial en Aragón es un instrumento que trata de disminuir la fuerza e intensidad de un conflicto matrimonial y, en ocasiones, ayuda a disminuir el riesgo de una sentencia que no guste a ninguna de las dos partes reduciendo en cierto modo, el dolor emocional y riesgos económicos que todo proceso judicial contradictorio puede conllevar.Mediación Matrimonial en Aragón
Se trata de una fórmula que invita a la solución del conflicto, a gestionar positivamente los problemas, encontrando espacio para el diálogo y el consenso de los cónyuges.
El mediador trabaja para lograr conseguir acuerdos, adoptando posturas de diálogo y de escucha, tiende puente a las partes tratando de conseguir una aproximación de sus voluntades pero, en ningún caso, impone soluciones ni condiciones, ni fuerza de los cónyuges en una determinada dirección.
Simplemente se crea unas condiciones seguras que propicien el diálogo y la comunicación entre las partes enfrentadas, tratando que éstas lleguen a su propio acuerdo.
Las relaciones familiares y, en concreto, las matrimoniales son altamente sensibles al conflicto cuando éste se enquista en el tiempo ya que, en muchos casos, la situación se deteriora grave e irremisiblemente llegando a situaciones de muy difícil retorno.
En la mediación habrá que tener en cuenta siempre aspectos no medibles y muy personales, como son el sistema de creencias de las personas, su contexto social y económico, su propia biografía y referencias culturales así como todas las experiencias acumuladas por los afectados.

En qué principios está basada la mediación matrimonial en Aragón

El mediador siempre debe partir del principio de igualdad de las partes, asegurándose que éstas se encuentren en las condiciones óptimas para poder conseguir acuerdos.
La mediación está fundamentada no sólo en la igualdad sino también en la neutralidad,  imparcialidad y transparencia del mediador y en la buena fe de las partes
Cuando no se pudiese conseguir esta igualdad o bien se pueden tomar medidas para resolver el desequilibrio o se debe poner fin al proceso ya que es un supuesto no apto para la mediación.
En la mediación no se persigue la justicia sino un acuerdo satisfactorio para ambas partes en la que muchas ocasiones uno de los cónyuges con la finalidad de acabar rápidamente puede renunciar a una serie de derechos que legítimamente le corresponden.
El mediador debe hablar un lenguaje similar para las partes, tener proximidad física con los mismos, dedicándoles el mismo mensaje y atención.
Sin embargo, en determinadas ocasiones, cuando existe desigualdad entre los cónyuges el mediador puede unirse temporalmente con uno de ellos para tratar de reequilibrar la situación.

Mediación y confidencialidad

Las actuaciones llevadas a cabo en los procesos de mediación son confidenciales y secretas y no se podrá solicitar la declaración a juicio del mediador salvo que una resolución judicial así lo decrete.
El mediador tiene la obligación de guardar reserva sobre todo lo visto y escuchado y no se podrá solicitar su declaración en juicio en calidad de perito o testigo.
Sin embargo, este deber no es absoluto ya que cuando a través de las sesiones haya llegado a su conocimiento determinadas conductas constitutivas de maltrato de obra, de palabra, maltrato de menores o violencia de género, podrá denunciar estos hechos ante las autoridades judiciales por tratarse de actuaciones ilícitas o bien, cuando detecte riesgos para la vida o integridad física y psíquica de una persona por amenazas o coacciones.

Transparencia e igualdad del mediador

El mediador debe ser imparcial protegiendo el equilibrio entre las partes a través de la comunicación favoreciendo la mutua confianza y la claridad y veracidad de la información.
Nunca debe proponer soluciones o acuerdos ya que deben ser las partes las que deben de llegar a los mismos.
El mediador siempre debe abstenerse de intervenir en conflictos matrimoniales cuando tenga con cualquiera de las partes una relación de parentesco hasta el cuarto grado de consanguinidad o afinidad.

Cómo se desarrolla la mediación matrimonial en Aragón

La Ley prevé que se pueda acudir a esta institución antes o después de una actuación judicial, así nos en contaremos con la mediación intrajudicial que es la que se produce cuando el juez invita a las partes a una primera sesión  por entender que puede llegarse a una solución consensuada y, por tanto,  las partes son enviadas por la autoridad judicial a un mediador institucional.
El proceso de mediación se puede iniciar por cualquiera de las partes o una sola de ellas o por resolución del Juez.
El mediador en la reunión inicial les explicará de forma comprensible cuál va a ser el procedimiento, los principios y los efectos, así como el coste y duración del servicio.
Cuando la mediación es extrajudicial  puede realizarse antes de iniciarse el proceso o incluso dentro de éste, pero las partes no son remitidas por el Juez a ningún mediador y son ellas las que someten por su propia voluntad.
La Ley prevé la necesidad de levantar un acta inicial en la que se exprese el lugar, hora, fecha se identifiquen las partes y el mediador, y éste siempre deberá recibir toda la información sobre el conflicto y establecer los límites de la misma.
Se establecerá de esta forma una base para la confianza entre él y los cónyuges, para lo cual deberá utilizar un lenguaje directo, claro y escueto que transmita tranquilidad debiéndose fijar inicialmente el número de sesiones que celebrarán y que, en todo caso, será un cálculo aproximado y no definitivo.
Asimismo, se deberá explicar cuál será la metodología para intentar llegar a un acuerdo en el caso de que éste sea posible, bien a través de reuniones conjuntas con las partes o con cada una de ellas individualmente y quiénes van a ser los que van a  estar presentes en las reuniones.
Los cónyuges indudablemente tienen que estar físicamente presentes ya que no se puede realizar la mediación a través de representante.
La duración de la mediación matrimonial dependerá de la naturaleza y tipo de conflicto que se discuta, sin que pueda exceder de sesenta días a contar desde la reunión inicial, aunque puede establecerse una prórroga cuando las circunstancias así lo aconsejen, no pudiendo exceder nunca la duración del plazo de suspensión del procedimiento judicial previsto por la ley procesal.
El mediador deberá dar por finalizado el procedimiento cuando observe indicios y conductas que permitan concluir que no se están consiguiendo los fines buscados.
La mediación acabará con un acta final en que se hará constar el lugar, fecha de comienzo y finalización, se identifiquen a las partes y al mediador y se haga un resumen o conclusión de los acuerdos firmados alcanzados o de la imposibilidad de lograrlo.
Cuando en este acta final se recoge la imposibilidad de llegar a acuerdos se entiende que queda abierto el camino para la continuación del proceso judicial que estaba suspendido.
Cuando se consiguen acuerdos parciales el Juez no tendrá que dilucidar sobre estos pactos y únicamente tendrá que decidir sobre todos aquellos puntos en los que no se haya logrado solución.

Cuál es el valor de los acuerdos de mediación

Cuando los acuerdos se refieren a supuestos de rupturas de convivencia, como son los casos de separación o divorcio, para que estos tenga eficacia jurídica, deberán ser aprobados y homologados por el Juez e insertados en el pacto de relaciones familiares, razón, por la cual habrá que respetarse unos mínimos de legalidad con todas aquellas normas de carácter imperativo y preservarse siempre el interés de los hijos.
El Tribunal Supremo ha aprobado que la aportación judicial a un proceso de las actas de mediación firmadas por las partes no supone, en ningún caso, vulneración del principio de confidencialidad del mediador, sobre todo cuando dichas actas recogen acuerdos parciales conseguidos de manera voluntaria por los cónyuges y que ambos suscribieron.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies