La novación subjetiva de la deuda

La novación subjetiva de la deuda

Al negociar con un moroso, el acreedor se puede encontrar en algunas ocasiones con la situación de que este es insolvente o lo será al transcurrir poco tiempo.

También puede suceder que el deudor cese en su actividad profesional, cierre el negocio o lo ceda a un tercero.

En bastantes ocasiones, es el propio deudor el que plantea la posibilidad de que sea el nuevo titular al que le haya cedido su empresa, el que se haga cargo de las deudas pendientes y le sustituya en la posición de deudor.

La novación subjetiva es el negocio jurídico consistente en la sustitución de un deudor por otro.

La novación como negocio jurídico puede presentar bastante complejidad, y tener lugar con distintas variables, pero normalmente, consiste en la sustitución de una obligación por otra nueva, consintiéndolo tanto el acreedor como el deudor.

La Ley permite que la novación pueda realizarse, bien antes del vencimiento de la obligación, bien después, cuando el deudor se haya convertido en moroso.

Cuando nos encontramos ante una deuda vencida, líquida y exigible y aplicamos la novación de la obligación antigua, está deberá considerarse como extinguida, ya que en su lugar se crea otra nueva con el mismo contenido pero de vencimiento distinto y futuro.

Por tanto, mediante la novación se produce la extinción de una obligación y la constitución de una nueva que nace y que sustituye a la deuda original y primitiva.

La novación puede ser extintiva o modificativa; la primera extingue la obligación principal y originaria y todas las cláusulas accesorias.

Para que una novación tenga lugar, es necesario que se redacte y quede claro de forma expresa, o bien que la obligación nueva y la primitiva sean incompatibles, es decir, que no puedan coexistir ambas simultáneamente.

Lo esencial en la novación es el espíritu de ambas partes contratantes, es decir, el animus novandi,el cual en muchas ocasiones puede deducirse de forma tácita de los propios actos realizados por el acreedor y deudor, de los que se desprende de forma clara su intención de sustituir su obligación antigua por otra nueva.

Por tanto, la esencia de la novación consiste en la sustitución de una obligación por otra, quedando la primera extinguida.

El Código Civil establece que las obligaciones pueden modificarse en los siguientes supuestos:

  • Variando su objeto o sus condiciones principales.

  • Sustituyendo a la persona del deudor.

  • Subrogando a un tercero en los derechos del acreedor.

Dentro del campo del Derecho existe la novación impropia o modificativa, que se da en el supuesto en el que la sustitución de la persona del deudor no implica una autentica novación extintiva, porque a obligación primitiva no queda extinguida por otra y subsiste el crédito original.

Dependerá fundamentalmente de la voluntad e intencionalidad de las partes, el que la novación sea extintiva o modificativa.

A&A Impagados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies