La patria potestad y el beneficio de los hijos

La patria potestad y el beneficio de los hijos

Una vez que la relación paterno-filial queda determinada. se constituye entre ambos una relación jurídica producida por el nacimiento del hijo.

La patria potestad regulada en el Código Civil es el conjunto de derechos que la ley concede a los padres sobre las personas y sobre los bienes de sus hijos no emancipados, constituyendo a sí mismo un conjunto de deberes que deben asumir y cumplir los ex – cónyuges.

La Jurisprudencia del Tribunal Supremo ha establecido reiteradamente que la patria potestad se concibe como una función al servicio del hijo y está dirigida a prestarle la asistencia que necesite de todo orden.

Por tanto podemos entenderla como un poder global que la ley otorga a los padres sobre los hijos.

Y que está apoyada en tres principios esenciales:

1.       Es una función establecida en beneficio de los hijos

2.       La Autoridad Judicial puede intervenir para salvaguardar el interés de los pequeños.

3.       Se ejerce por los padres de forma conjunta o por uno de ellos con el consentimiento expreso o tácito del otro.

La Patria Potestad tiene naturaleza de orden público, de lo que se deriva que no es transmisible, es irrenunciable e imprescriptible.

La Patria Potestad definida como el conjunto de derecho que la ley concede a los padres sobre las personas y los bienes de los hijos, es una Institución consagrada en beneficio e interés de éstos.

Más que un derecho de los padres, constituye una función al servicio de los hijos que entraña fundamentalmente deberes a cargo de los padres, encaminados a prestar la asistencia de todo orden como señala la Constitución Española y que debe ejercerse siempre en beneficio de los mismos.

La Patria Potestad está consagrada en la Declaración de los Derechos del Niño aprobada por la Asamblea de las Naciones Unidos texto ha sido firmado por España y que forma parte del ordenamiento jurídico interno español.

Esta Norma Internacional, proclamó que el niño tenía el derecho a crecer en un ámbito de protección y seguridad siempre que sea posible al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres, así como a recibir educación.

El interés de los niños no debe ser medido bajo parámetros de forma material debiéndose tener en consideración tanto el interés objetivo en el que se incluye cualquier utilidad, como las mayores ventajas que ofrecen uno u otro progenitor para la formación y educación de los menores, así como el interés subjetivo que corresponde más bien a sus deseos y aspiraciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies