¿la porteria es elemento común? ¿se puede vender?

¿la porteria es elemento común? ¿se puede vender?

El termino Portería,  viene recogido en nuestro Código Civil, para integrarlo dentro de los llamados elementos comunes, en el régimen de Propiedad Horizontal.

Aunque su más adecuado calificativo, sería el de servicio, no viene así referido en la Ley.

No nos estamos refiriendo a la estricta pieza habitáculo o garita, situada  a la entrada de los edificios y destinada al Conserje o Portero, y en la cual el empleado de fincas urbanas desempeña sus funciones, sino más bien al concepto genérico que comprende la vivienda donde habita el portero y sus servicios.

En principio, y salvo que los Estatutos digan lo contrario o se disponga otra cosa en el  titulo constitutivo, dichas piezas son elementos comunes.

Es evidente que al hablar de porterías, estamos obligados a entender que hay un sujeto que desempeña las funciones propias del mismo.

La calificación de las porterías como elemento común o privativo debe deducirse de la escritura de obra y de división de cosa común.

La vivienda del portero se presume siempre que es un elemento común.

La contribución al pago de los gastos generales, es obligatoria para todos los copropietarios, sin que la no utilización de un servicio, pueda eximir del pago de las obligaciones correspondientes según se establece en la Ley de Propiedad Horizontal.

Aunque un sector de la doctrina, entiende que el que no utiliza un determinado servicio del que puede beneficiarse su piso, porque no quiere o no tiene la posibilidad de utilizarlo, se le debe eximir de la obligación de costear, sin embargo, la opinión mayoritaria es contraria.

La portería es un elemento común con los beneficios y cargas que la Ley impone a los propietarios de pisos locales.

Por tal motivo, si no se dispone en sentido contrario en el titulo constitutivo o en los Estatutos, todos los gastos que ese elemento común origina, sigue la regla general de que todos los usuarios deben contribuir a su mantenimiento.

La portería, no se puede enajenar a un extraño o incluso adjudicar a los propietarios del edificio, a no ser que de desafecte, es decir, que no se destine al uso y así sea declarado por la Comunidad y  el acuerdo unánime de los propietarios de pisos y locales.

Así lo ha venido entendiendo la Dirección General de Registros y Notariado en diversas Resoluciones.

La condición de participe en el elemento común de la portería, trae la necesidad y la carga de atender proporcionalmente a los gastos a no ser que, haya una exclusión en el titulo constitutivo o en los Estatutos de la Comunidad, que tenga validez legal.

Por tanto, los gastos de portería, han de ser abonados por los propietarios de pisos y locales sin excepción, una vez aprobado estos gastos por la Junta, y todo ello con independencia de que se utilice o no.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies