La psicosis maniaco-depresiva, ¿puede trabajar el enfermo?

La psicosis maniaco-depresiva, ¿puede trabajar el enfermo?

La psicosis maniaco-depresiva, o ciclotimia, afecta de modo patológico a las oscilaciones de la vitalidad.

El proceso consiste en la alternancia sin determinado ritmo ni regla de fases maniacas y depresivas en un mismo individuo.

La fase depresiva se caracteriza por tristeza sin causa, profunda y con disminución global e importante de la actividad general.

El pesimismo, desconsuelo, llanto fácil, pérdida de ilusión e ideas de suicidio suele ser la comparsa más habitual de este proceso, donde pueden aparecer ideas delirantes surgidas del profundo pesimismo.

El individuo pierde la capacidad de hacer y de negarse.

La fase maniaca es lo opuesto a la depresiva existiendo una alegría absurda sin motivo alguno, una hiperactividad emocional donde el enfermo inicia muchas cosas y no termina ninguna, todo lo ve fácil y próximo pasando de unas a otras apetencias, sin causa ni motivo aparente.

Suele haber autovaloración del yo e ideas de grandeza y se pueden producir largos y ceremoniosos discursos sin conducir a ninguna parte.

Cada una de estas fases depresivas encierra un importante factor de riesgo ya que en la fase depresiva el suicidio es bastante frecuente y en la maniaca pueden aparecer lesiones, homicidios, estafas, actos delictivos.

VALORACIÓN MEDICOLEGAL DEL PSICÓTICO MANÍACO DEPRESIVA

La evolución de la psicosis depresiva es muy variable, puede haber fases asintomáticas donde aparentemente no existe enfermedad.

Otras veces las fases especialmente la depresiva se cronifica durante meses o años, con episodios intercalados generalmente cortos de manía.

También hay que tener presente que existen formas muy atenuadas del proceso donde la persona puede llevar una vida aparentemente normal y donde exista la posibilidad de mantener la capacidad laboral compatible con las exigencias del mercado de trabajo, aunque se produzcan algunas bajas transitorias.

En los casos de grandes periodos sin síntomas también es posible que tras un periodo de incapacidad transitoria se reincorpore el sujeto al trabajo.

Cuando la psicosis maniaco depresiva es activa y cronificada se produce una incapacidad permanente absoluta.

La incapacidad en la fase depresiva surge como consecuencia del descenso o anulación patológica de la actividad.

El sujeto es incapaz de iniciar la acción y no es capaz de asearse, vestirse, comer sino se le obliga y ayuda.

En la fase maniaca aunque parezca lo contrario esta es completamente ineficaz y estéril ya que no concluye ningún tipo de trabajo y el maniaco no solo no producirá sino que entorpecerá el trabajo de los compañeros.

La invalidez se produce por el conjunto de las fases de la enfermedad, tanto por imposibilidad física como por riesgo propio y para terceros, como por falta de rendimiento, disponibilidad y calidad.

¿CÓMO SE ACREDITA ESTA ENFERMEDAD?

Cuando la persona ha estado ingresada repetidamente y tiene estudios de seguimiento hospitalario puede quedar suficientemente probado el proceso patológico y su repercusión, pero cuando ha estado sin ingresos ni periodos prolongados de observación pueden existir mayores dificultades para establecer un diagnóstico de certeza.

La gran invalidez solo se justificará en casos muy profundos, donde tanto en una fase como en otra: depresiva o maniaca, se den una demenciación continuada en el tiempo sin poder hablar de periodos de compensación o asintomáticos.

José Alberto Andrio Espina

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies