La regulación sobre la invalidez y sus diferentes grados en españa

La regulación sobre la invalidez y sus diferentes grados en españa

La situación de invalidez, denominada por la Ley General de Seguridad Social como Incapacidad permanente, consiste en el estado médico en que se encuentra una persona, trabajadora o no, que presentalesiones graves manifiestas y comprobables en su salud, que son previsiblemente permanentes y que suponen una disminución o la total anulación de su capacidad de trabajar.

Los Requisitos de la Incapacidad Permanente
Corresponde al Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI) de la Seguridad Social la comprobación del estado del paciente, de modo que para que éste pueda obtener la Incapacidad Permanente se deberán verificar todos los elementos señalados en la definición. Veámoslos esquemáticamente:

• La persona debe presentar una alteración grave en su salud, con independencia de la naturaleza de la misma. Podría consistir en una enfermedad grave, como un cáncer en alguna de sus variedades más agresivas; en la amputación de alguno de sus miembros o en una enfermedad psiquiátrica grave.

En el ámbito de la Incapacidad Permanente, a la hora de valorar la condición médica del paciente no se tendrá en cuenta si ésta vino originada por un accidente laboral, enfermedad profesional, enfermedad común o accidente no laboral. Ello tan solo se considerará a la hora de valorar la prestación que le corresponderá.

• Esos problemas en la salud deben poder ser verificados mediante un diagnóstico médico realizado por facultativos especialistas.

Deben ser definitivos e irreversibles, o al menos debe poder considerarse la posibilidad de que esa persona se recupere como un hecho poco probable en el futuro. Es decir, que debe ser “previsible” que la persona no va a curarse totalmente o a mejorar de su estado.

Si esa mejora finalmente se produjera, se procedería de nuevo a valorar el estado de salud de la persona a fin de determinar si debería permanecer en situación de Incapacidad Permanente o si se habría rehabilitado.

A causa de esa condición médica, la persona debe ver mermada o anulada su capacidad laboral. Es fundamental que esa persona, a causa de su condición, sufra una disminución en su capacidad para trabajar, de forma que precise de la obtención de una prestación del Sistema Público para poder compensar la pérdida económica que le supone no poder trabajar o tener que hacerlo con límites.

Las modalidades o grados de Incapacidad Permanente
Una vez vistos los requisitos generales de la Incapacidad Permanente, es conveniente señalar sus diferentes grados, en función de la gravedad de la condición médica del paciente.

1. La Incapacidad Permanente Parcial: Tiene lugar cuando, pese a su condición física, el trabajador sigue pudiendo realizar las tareas básicas propias de su profesión habitual, eso sí, con una merma en su rendimiento (de al menos el 33%), o bien debiendo soportar una mayor penosidad o peligrosidad como consecuencia de ello. Así:

a. El trabajador puede seguir en su puesto pese a su estado de salud.

b. Pero dicha condición le provoca una pérdida de facultades, debiendo hacer un plus de esfuerzo para cumplir con sus obligaciones, o asumir mayores peligros.

2. La Incapacidad Permanente Total: Se da cuando a causa de sus problemas físicos o de salud, el trabajador se ve impedido para realizar todas o las tareas básicas de la profesión que venía ejerciendo, aunque ello no le impide que pueda dedicarse a otra profesión distinta.

3. La Incapacidad Permanente Absoluta: Acontece cuando la persona, por su grave condición física, se ve impedida para la realización de cualquier profesión u oficio. Para concederla habrá de verificarse si esa persona podría llevar a cabo una profesión con dedicación, eficacia, profesionalidad y continuidad.

4. La Gran Invalidez: En este grado, la persona se ve afectada por una incapacidad permanente absoluta de forma que, a causa de la gravedad de su estado, necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de su vida como comer, vestirse o desplazarse.

Si a causa de algún accidente o problema de salud te hubieras visto relegado a alguna de estas condiciones, no dudes en poner tu caso en manos de un abogado especializado. Ello facilitará tu proceso de solicitud ante la Seguridad Social, aumentando con ello tus posibilidades de éxito y permitiéndote centrarte en cuidar de tu salud que es lo realmente importante para tí.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies