La renovación de letras de cambio

La renovación de letras de cambio

No son infrecuentes las situaciones en las que un cliente, cuando van a vencer unas Letras de Cambio o Pagarés, solicite a su acreedor que se le renueven los vencimientos, y todo ello, por carecer de fondos en ese momento.

En estas situaciones, el acreedor debe ser sumamente cauteloso, ya que al solicitársele una renovación de efectos cambiarios, el cliente cambiará un documento antiguo por otro más moderno y, puede ser que se perjudique la posición jurídica del acreedor por firmar estos nuevos documentos una persona que no tenga capacidad y legitimación para la firma del título.

No son raros los casos en los que esa renovación de títulos cambiarios se efectúa de forma defectuosa, puesto que al nuevo documento le faltan formalidades que impedirán el éxito en un Juicio Cambiario en caso de impago.

Por tanto, en estos casos, el acreedor habrá cambiado papel bueno, es decir, apto para el desarrollo de un Juicio Ejecutivo, por otro que al poseer defectos formales impedirá el éxito de las Acciones Cambiarias.

Sin embargo, la situación puede ser todavía peor, cuando el deudor solicita la entrega de los Documentos Cambiarios y el acreedor se los envía de buena fe, pero este no le envía las nuevas Letras de Cambio renovadas.

En estos casos, la posesión de las Letras de Cambio presupone que el deudor que las firmó y que las tiene en su poder las ha pagado, por lo que el acreedor se encontrará ante una situación jurídica muy dificultosa.

Así, lo más prudente es no entregar los Títulos Cambiarios al deudor y que el acreedor los conserve.

La regla general es que cuando se realiza una renovación de Letras de Cambio o Pagarés se firme un documento en el que se explique con claridad a qué títulos cambiarios corresponde dicha novación, señalándose qué documentos son los nuevos y a cuáles sustituyen con expresión de las numeraciones de las cambiales.

En estos pactos se expresará con claridad que la entrega de los nuevos Títulos no invalidan los anteriores y que se conservan unos y otros en poder del acreedor, el cual, en caso de impago de los nuevos, podrá ejercitar el Juicio Cambiario correspondiente, bien con los antiguos o con los nuevos, pero nunca acumulativamente con todos.

Finalmente, este documento de renovación firmado por ambas partes, podrá justificar por qué los nominales de los nuevos Documentos Cambiarios son superiores a los antiguos.

A&A Impagados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies