Las reparaciones urgentes y las obras extraordinarias

Las reparaciones urgentes y las obras extraordinarias

Cuando se trata de una obra que hay que realizar en la Comunidad de Propietarios de forma necesaria e inaplazable y el administrador no cuenta con los medios o fondos para su ejecución o se retrasa la adopción de la resolución adecuada, para disponer la reparación, el propietario individual a quien más afecta y perjudica el deterioro puede tomar la iniciativa de reparar el directamente por cuenta de la Junta de Propietarios.

La acción para reclamar judicialmente del titular de un piso o local en régimen de Propiedad Horizontal, su proporcional contribución a los gastos derivados de la ejecución de una obra extraordinaria está sujeta a una serie de requisitos, entre los que cabe destacar los siguientes:

–          Ordinariamente habrá que esperar al vencimiento de la deuda o de todos y cada uno de los plazos objeto de reclamación, cuando el pago de la derrama aplazada se hubiera establecido en plazos.

–          Se le deberá requerir de pago en forma fehaciente, es decir, a través de acta notarial o acto de conciliación judicial al titular moroso o rebelde.

–          Y dejar transcurrir un término de 3 días o más, sin que las cuotas adeudadas hubieran sido satisfechas.

¿CÓMO SE DEBE CONTRIBUIR A LOS GASTOS DE LAS REPARACIONES URGENTES O EXTRAORDINARIAS?

La Ley reguladora de la Propiedad Horizontal, establece obligaciones de contribución de los propietarios con arreglo a sus cuotas de participación, por tanto todos los copropietarios estarán obligados al sostenimiento adecuado del inmueble y de todas aquellas obras que sean necesarias y urgentes y que no sean susceptibles de individualización.

Así pues, si se demuestra la necesidad urgente de la reparación, es decir, que no admitiría espera, así como la realidad se su ejecución y el costo de la misma, todos los copropietarios están obligados al pago de la cuota económica, que les corresponda según su participación en el inmueble.

Si se actuase de otra forma, se faltaría a la equidad que debe presidir las relaciones entre los integrantes de una Comunidad de Propietarios, si éstos se aprovechasen de las reparaciones de un elemento común de relevancia para el uso de los pisos y se les eximiese de responder de los gastos ocasionados para su ejecución.

Por tanto todos los copropietarios están obligados a contribuir según la Ley, que responsabiliza al dueño de bienes que se aprovecha de las ventajas de la gestión ajena, que evita un perjuicio inminente, aunque de ellas no resultase provecho alguno.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies