La responsabilidad del fabricante de tu automóvil por los fallos en tu cinturón de seguridad

La responsabilidad del fabricante de tu automóvil por los fallos en tu cinturón de seguridad

No es nada nuevo o que no puedas saber. Llevar puesto el cinturón de seguridad en todo momento, seas el conductor o el ocupante de tu vehículo, podría salvarte de lesiones de extrema gravedad o incluso de una muerte segura en caso de accidente.

Es el instrumento de seguridad pasiva más importante con que cuenta el automóvil, hasta el punto de que otros como el Airbag dependen, en su eficacia, de su correcta utilización por parte del usuario.

No obstante, en ocasiones este mecanismo tan esencial podría presentar defectos en su fabricación, por haberse empleado materiales defectuosos en su fabricación, o bien por fallos en el sistema de anclaje al asiento;poniendo al ocupante del vehículo en situación de grave peligro.

Si la sujeción al asiento falla, cualquier colisión anularía totalmente su efectividad. Y no se trata de un hecho tan infrecuente como cabría esperar. Cada año son miles los coches que han de ser sometidos a reparación para solventar problemas relacionados con el cinturón de seguridad.

El hecho de que su posible fabricación defectuosa no pueda verificarse antes de haber tenido lugar la colisión hace que este tipo incidentes sean totalmente impredecibles, y ningún conductor u ocupante podría, en un momento dado, estar libre de riesgo por el mal funcionamiento de su cinturón.
» El funcionamiento del cinturón de seguridad

En cualquier accidente, y ello es muy claro en las frontales, se distinguen dos colisiones distintas:

  • Una primera, que acontece cuando el vehículo impacta contra un objeto fijo externo (una valla, una pared o una columna) o contra otro vehículo.
  • Una segunda, en la que los ocupantes y objetos dentro del vehículo se ven arrastrados inercialmente por la violencia del impacto externo, pudiendo salir despedidos hacia delante e impactar contra lo que tengan delante: el salpicadero, los asientos o, incluso, la luna del coche. Ésta tiene lugar una fracción de segundo después de la primera.

El cinturón de seguridad ayuda a proteger a los ocupantes de cara a esa segunda colisión, amarrándolos al asiento y evitando o, cuando menos, minimizando los devastadores efectos de un posible golpe.

De ahí que si éste falla, pudieran producirse consecuencias fatales. Así, muchas de las esperanzas de salir con vida en un accidente grave dependen de su buen funcionamiento.

Demasiados automóviles transitan por nuestras vías circulatorias con el cinturón de seguridad defectuoso. Uno de ellos podría ser el tuyo. De sufrir cualquier colisión podrías sufrir graves lesiones, que tal y como establece nuestra legislación, serían responsabilidad del fabricante de tu automóvil.

En un caso como ese, en definitiva, podrías interponer una Demanda por los daños sufridos a causa de ese mal funcionamiento de tu cinturón, con grandes probabilidades de obtener una compensación económica que pudiera servirte como paliativo ante los mismos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies