La responsabilidad del trabajador a la hora de asegurar unas condiciones seguras en el puesto de trabajo

La responsabilidad del trabajador a la hora de asegurar unas condiciones seguras en el puesto de trabajo

Durante el curso de la jornada laboral es necesario, y así lo impone la Normativa sobre Prevención de Riesgos Laborales, que el trabajador desarrolle un cuidado razonable sobre su propia seguridad y salud.

Dicha obligación puede manifestarse en distintos ámbitos, que a continuación vamos a exponer. Esto te será muy útil, pues si sufrieras un accidente o enfermedad laboral habiendo cumplido con todos estos aspectos, muy probablemente podrás recibir una compensación por parte de tu empleador por el daño sufrido.

1. Lleva una vestimenta adecuada: Es conveniente que lleves prendas y complementos acordes con las funciones que realizas. Ello implica no llevar vestimentas que pudieran resultar peligrosas por poder quedar enganchadas en alguna máquina.

En estrecha relación con ello, si llevaras el pelo largo, para ciertos trabajos sería conveniente que llevaras coleta o gorro, o que lo recogieras suficientemente para evitar problemas. Otros trabajos podrían requerir que llevaras botas de trabajo pesadas, monos u otras prendas.

2. Debes trabajar conjuntamente con tu empleador para mantener unas condiciones de seguridad adecuadas en las instalaciones de trabajo. Si se te ofreciera una formación específica para el equipamiento que vas a emplear en tu puesto, es conveniente que la aceptes y prestes atención, pese a que pudiera parecerte algo rutinario. No prestar estas cautelas necesarias podría resultarte fatal en los casos más desesperados.

3. No pongas a tus compañeros de trabajo en peligro: Debes cerciorarte de no ocasionar riesgos sobre tus compañeros, asegurándote de que no haya nadie alrededor cuando emplees cierta maquinaria pesada y peligrosa. Es importante, así mismo, tener cuidado con las bromas que se gastan, pues algunas podrían acabar resultando muy trágicas.

4. Así mismo, debes procurar no ocasionar riesgo alguno a las personas de fuera de la Empresa. Ello adquiere especial importancia en ciertos puestos que implican la realización de tareas en el exterior. Ello es especialmente importante en el Sector de la Construcción.

5. Debes emplear todo el equipamiento que tu Jefe o Encargado te hubiera suministrado para tu propia seguridad y bienestar, aunque ello te pudiera resultar ciertamente incómodo. Por ejemplo, si te han entregado gafas protectoras deberías llevarlas y no causarles daño alguno para evitar tener que usarlas.

6. Si  hubieras experimentado cualquier cambio en tu situación particular y personal que pudiera afectarte en el desempeño de tus tareas, deberás informar sobre él al empresario tan pronto como te sea posible. Por ejemplo, si fueras mujer y te hubieras quedado embarazada. En la mayor parte de estos casos, tu empleador podrá buscar para ti un puesto más adecuado a tus nuevas circunstancias.

7. También deberás informar sobre cualquier tipo de lesión que pudieras haber sufrido en el desempeño de tus actividades en la empresa, con independencia de su magnitud. De ello dependerá la adopción de medidas con la mejora en la política de prevención de riesgos de la empresa.

8. Si tu empleo estuviera relacionado con la conducción u operación de maquinaria, habrás de advertir al empleador si estás empleado algún tipo de medicación que pudiera causar somnolencia. En tal caso, éste debería retirarte momentáneamente de tu puesto, asignándote otras tareas para evitar posibles siniestros.

Si incumples con tus propias obligaciones, en caso de sufrir algún tipo de herida o enfermedad laboral, ello podría jugar en tu contra a la hora de reclamar una compensación por tus daños sufridos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies