Las arteriopatias: ¿cómo se valoran desde un punto de vista médico- laboral?

Las arteriopatias: ¿cómo se valoran desde un punto de vista médico- laboral?

En la evaluación de las arteriopatias los signos isquémicos son uno de los aspectos más importantes a valorar, teniéndose en cuenta igualmente aquellas expresiones clínicas que están condicionadas por un sobreesfuerzo en el territorio irrigado por la arteria afectada.

Cuando están afectadas las extremidades inferiores, es decir las piernas, el síntoma mas valorado es la claudicación intermitente, ya que es un indicador de la progresión de la enfermedad.

En estos casos el dolor por la falta de riego aparece tras recorrer distancias cada vez más cortas.

Para valorar el grado de claudicación se utilizan los estudios de La Fontaine que distingue cuatro estadios:

  • Estadio 1: donde existen lesiones pero no hay clínica

 

  • Estadio 2: hay claudicación intermitente.

A. Aparece en trayectos superiores a 150 metros

B. aparece en recorridos inferiores a 150 metros.

  • Estadio 3: existe dolor en reposo, que generalmente es de predominio nocturno.

 

  • Estadio 4: presencia de trastornos tróficos cutáneos, así como de ulceras y fenómenos de necrosis.

Una prueba esencial es la claudicometria, que es una prueba de esfuerzo adaptada, en la que se relacionan los flujos arteriales con la distancia recorrida, objetivando de manera precisa el punto de la aparición de los síntomas.

No es una prueba fundamental aunque puede ser de ayuda en casos dudosos.

El Ecodoppler Vascular es la exploración complementaria fundamental de las arteriopatis isquémicas.

Igualmente se utiliza el índice de YAO  o índice de tobillo-brazo, que nos dará información bastante aproximada de la gravedad de la arteriopatia.
Los valores inferiores a 0.5 se relacionan con afectaciones severas y por debajo del 0.3 se puede esperar la gangrena.

La cirugía de By- Pas con respuesta correcta no entraña contraindicación para la actividad laboral y en las amputaciones de causa isquémica habrá que valorar la extensión y localización de la zona amputada, la edad del paciente el estado del muñón, el estado psicológico del enfermo.

Igualmente deberá ponerse en relación con el trabajo realizado a efectos de determinar la posibilidad Incapacidad que variará en función del grado de adaptación a la prótesis.

En los casos donde se objetiven estas lesiones, se podrá solicitan una Incapacidad Permanente Total y solamente en los supuestos de pluripatologia una Incapacidad Permanente Absoluta.

La evaluación médica de la posible Incapacidad Permanente debe realizarse una vez que se hayan agotado las posibilidades medicas o bien después de acabada la terapia cuando se supera de modo importante el periodo de Incapacidad Temporal.

Jose Alberto Andrío

aa-indemnizaciones.com

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies