Las enfermedades de las venas y su carácter incapacitante

LAS ENFERMEDADES DE LAS VENAS Y SU CARÁCTER INCAPACITANTE

Para la valoración  de una posible Incapacidad en este tipo de dolencia, siempre se deben de haber agotado la posibilidades terapéuticas, e incluso la Cirugía en los supuestos que sea posible, incluyéndose aquí los supuestos de varices, flebitis y el síndrome postplebitico.
Los Tribunales vienen señalando que estas enfermedades  pueden llegar a limitar para la realización de funciones que requieran la deambulación, bipedestación prolongada y esfuerzos físicos, y será en estos casos donde proceda declarar algún tipo de Incapacidad

Sin embargo cuando se desempeñen actividades sedentarias por parte del trabajador y sus afecciones sean compatibles con la enfermedad, se declarará la inexistencia de Incapacidad Permanente en grado alguno.

A este respecto debe recordarse que se ha de atender a la incidencia de la situación patologica en la capacidad laboral de la profesión habitual, y esta es la ejercida por el afectado en los doce meses anteriores al comienzo de la Incapacidad Temporal.

Se deniegan también cuando las funciones realizadas por el trabajador son esencialmente burocráticas y por tanto compatibles con la dolencia.

En otras ocasiones la buena respuesta al tratamiento  o el insuficiente grado de afectación, que no impide la bipedestación o deambulación, sirven para desestimar las prestaciones de Incapacidad Permanente.

¿Cuándo SE CONCEDE UNA INCAPACIDAD PARCIAL?

Cuando existe una buena respuesta al tratamiento se excluye la Incapacidad laboral, sin embargo la persistencia de la dolencia después de la intervención quirúrgica, sí que permite la valoración de una Invalidez Permanente.

La parcial igualmente se otorga cuando la bipedestación resulta más dificultosa o penosa de lo normal y procede la declaración de Incapacidad Permanente Total en aquellas profesiones en que las funciones a desempeñar requieren bipedestación prolongada o deambulación frecuente y el grado de afectación del trabajador lo impide.

También pueden darse con la situación contraria, esto es, la dificultad para estar sentado de forma prolongada en profesiones como conductores, camioneros, en lo que hay que añadir el riesgo para el propio trabajador y el riesgo de terceros por poderse producir fallos en la presión de los pies que pueden provocar accidentes indeseables.

Solamente se concederá la Incapacidad Permanente Absoluta en supuestos complejos de pluripatologias.

Jose Alberto Andrío

aa-indemnizaciones.com

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies