Las espondiloartrosis generalizada ¿qué tipo de invalidez genera?

Las espondiloartrosis generalizada ¿qué tipo de invalidez genera?

La espondiloartrosis generalizada es la afectación global de la columna vertebral y las mayores lesiones o repercusiones suelen coincidir con las regiones de mayor trabajo de la columna, preferentemente la zona cervical y lumbar.

Es conveniente, cuando se presenta un expediente de invalidez donde se contemple esta lesión, que la misma vaya avalada con un detenido estudio funcional, expresando los resultados, no solo en grados o porcentaje de limitación, sino su repercusión sobre movimiento concretos y actividades físicas específicas, incluso, si es posible, con relación de trabajos para los que este el trabajador incapacitado o muy limitado.

En el estudio se deberá poner de manifiesto, si existen osteofitos, así como las limitaciones funcionales y repercusiones laborales.

Sobre unos valores medios de movilidad se expresaran los distintos porcentajes, tanto en flexión, como máxima extensión y rotación, se determinará igualmente, el conjunto de síntomas y las disminuciones funcionales, así como si puede realizar giros de cabeza, elevación o flexión del cuello más allá de los grados especificados. Visitar Zaragoza

Se deberá determinar igualmente, si las limitaciones son de tipo anatómico por obstáculo, o funcionales por provocar intenso dolor o vértigo.

A continuación se detallará las tareas que uno no puede realizar, como por ejemplo, limpieza de techo, suelo, paredes, albañilería, carpintería, mecánica de automóviles, fontanería, peonajes no cualificados de esfuerzos o conducción de vehículos.

Los trabajos propios de oficina, aunque no son totalmente compatibles con el proceso, pasadas las primeras horas, producen una mayor fatiga vertebral manifiesta, con dolor que obliga a dejar el trabajo, por lo que este no puede llevarse de modo reglamentario en el tiempo ni en el rendimiento.

No obstante existen trabajos sedentarios, que implican la flexión continuada por largo tiempo del cuello y que son incompatibles con la espondiloartrosis.

En los Informes Médicos se detallarán igualmente, las pruebas utilizadas, como resonancias magnéticas, radiografías o en algunos caso escáner.

Con estas lesiones y en fases agudas, la movilidad es prácticamente nula. Las funciones afectarían a la inclinación del tronco para abrocharse el calzado, saltar, andar por terrenos quebrados, carga y descarga de peso o bipedestación prolongada.

La posibilidad de accidentes es mayor, fundamentándose el riesgo en la inestabilidad de la marcha.

A efectos invalidantes, no tiene mayor relevancia si las lesiones vertebrales son todas directamente asociables con la artrosis o se debe a otras causas o concausas, ya que lo definitivo es determinar la capacidad laboral sea cual sea su origen, en función de la capacidad residual que hay y de las limitaciones que existen, que deben ser todas ellas constatables en la exploración.

En la práctica, difícilmente se concederá una incapacidad permanente absoluta por espondiloartrosis generalizada, aunque si se podrá obtener el grado de incapacidad permanente total cuando se pueda acreditar, las limitaciones funcionales y su repercusión en la capacidad laboral, fundamentalmente, cuando se trata de trabajos que requieran esfuerzo físico o estar de pie durante toda la jornada o caminar.

Fdo. José Alberto Andrío Espina

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies