Las lesiones permantentes no invalidantes, ¿que son?

Las lesiones permantentes no invalidantes, ¿que son?

La petición por lesiones permanentes no invalidantes está regulado de los artículos 150 a 152 de la Ley General de la Seguridad Social.

Se trata de unas indemnizaciones basadas en un baremo de lesiones, mutilaciones o deformaciones, que aun siendo de carácter definitivo, no son invalidantes y son causadas por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la seguridad social.

La protección de las lesiones permanentes no invalidantes alcanza toda lesión, mutilación o deformidad sufrida por un trabajador, que presente un carácter definitivo pero sin embargo no sea constitutivo de una incapacidad permanente y que siempre aparezca recogida en el baremo correspondiente.

Debe tener en cuenta que las lesiones de un accidente de trabajo o enfermedad profesiones pueden determinar o no una disminución de la capacidad laboral y, por tanto, ser constitutivas o no de una incapacidad permanente concediéndose lesiones permanentes no invalidantes solamente cuando no se da una incapacidad permanente.

¿CUAL ES SU CUANTIA?

La protección otorgada por nuestros Sistema de la Seguridad Social en el caso de lesiones permanentes no invalidantes consiste en una indemnización abonada solo una vez, a tanto alzado y según las cuantías recogidas en el baremo que las regula.

La cuantía de la prestación varía en función del tipo de lesión, mutilación o deformación que sufre el trabajador.

La doctrina judicial ha fijado algunos criterios aplicativos del baremo de lesiones permanentes no invalidantes y así es preciso tener en cuenta que las dolencias de mayor entidad absorben a las menores, excluyendo al aplicación de las indemnizaciones previstas para estas que tienen menor entidad, aunque la suma de la indemnización prevista para estas dolencias menores sea superior a la prevista a la dolencia de mayor gravedad.

El baremo incluye un listado cerrada de las lesiones que dan derecho a indemnización de forma que no cabe ampliar por vía interpretativa o analógica el reconocimiento de la protección lesiones no contempladas en el baremo.

Dicha cuantía puede incrementarse cuando la lesión no invalidante se produzca como consecuencia de un incumplimiento empresarial en las Medidas de Prevención de Riesgos.

En estos casos, la cuantía de la prestación se incrementa con un recargo cuyo abono corresponde al empresario infractor y que variara de un 30 a 50 % cuando la lesión, mutilación o deformidad se produzca por maquinas, artefactos o instalaciones o centros de trabajo que carezcan de los dispositivos de seguridad reglamentarios.

Igualmente cuando los dispositivos de seguridad estén inutilizados o en malas condiciones o cuando no se observen las medidas de seguridad o higiene en el trabajo.

La prestación por lesiones permanente no invalidantes es compatible con el trabajo en la misma empresa, pero es incompatible con las prestaciones económicas establecidas para la incapacidad permanente.

Se deja siempre a salvo que las lesiones, mutilaciones o deformidades sean totalmente independientes de las tomadas en consideración para declarar la incapacidad permanente y su grado.

Las cantidades que corresponden a la cantidad del baremo se satisfacen por el INSS o por la Mutua de Accidentes de Trabajo que esté obligada a realizar el pago por las prestaciones por incapacidad permanentes derivada de accidente de trabajo o enfermedad profesional.

El empresario infractor solo será responsable del recargo por falta de medidas de seguridad o higiene.

Fdo. José Alberto Andrío Espina

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies