Las tetraplejias y la gran invalidez

LAS TETRAPLEJIAS Y LA GRAN INVALIDEZ

Las secuelas que producen estas enfermedades, tales como la tetraplejia, paraplejia y hemiplejia, son limitaciones funcionales de las extremidades y se deben a un conjunto de patologías que pueden sintetizarse en enfermedades musculo- esqueléticas y del tejido conjuntivo.

Pueden producir este tipo de secuelas, lesiones tales como lupus sistémico o la espondiloartrosis anquilopoyetica, pero también los accidentes cerebrovasculares, los traumatismos, y los trastornos de medula espinal.

La tetraplejia en la medida en que produce la parálisis de ambos miembros superiores e inferiores, no plantea dudas en cuanto a la calificación como Gran Invalidez.

Lo mismo sucede en el caso de la paraplejia, ya sea de extremidades superiores o de las inferiores, es decir, las piernas.

En estos casos la parálisis implica la necesidad de utilizar silla de ruedas para los desplazamientos, por lo que la calificación de  Gran Invalidez no suele ser objeto de discusión en los Tribunales. Y el mismo resultado se da en los casos de atrofia de los miembros superiores.

¿Qué sucede en los supuestos de hemiplejia?

 

En estos casos la opinión de los Jueces se encuentra dividida a un 50% en un sentido positivo, y otro tanto en sentido negativo.

La dificultad deambulación es el elemento determinante para la calificación de Gran Invalidez, así como la dificultad para hablar que impide la comunicación.

Igualmente relevante para declarar esta situación, es el hecho de que el sujeto afectado sea diestro o zurdo, en la medida en que la parálisis del lado corporal dominante añade un plus de dificultad y penosidad en el desarrollo de las actividades de la vida diaria.

En este sentido no son extraños los casos en que se declare como Gran Invalidez a un sujeto que siendo diestro padece una grave limitación de la funcionalidad del lado derecho de su cuerpo, que le produce impotencia funcional del miembro superior derecho y limitación muy severa a la marcha.

Desde otra perspectiva la limitación de la funcionalidad de las extremidades es un elemento de gran relevancia en la calificación del estado de Gran Invalidez, ya que la victima tiene anulada o disminuida la capacidad para llevar a cabo por sí solo los actos esenciales de la vida, y de ello se derivará la necesidad de ayuda para su higiene, para vestirse, ducharse, o abotonarse su camisa.

Jose Alberto Andrío

aa-indeminizaciones.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies