Lesiones en la espina dorsal del recién nacido causadas por negligencia médica

Lesiones en la espina dorsal del recién nacido causadas por negligencia médica.

En ocasiones, un momento tan delicado como es la llegada al mundo de una nueva persona puede presentar complicaciones que podrían dar lugar a lesiones en el recién nacido.

Entre las que presentan una mayor gravedad se encuentran las sufridas en la espina dorsal del bebe, por elsevero impacto a que podrían dar lugar de cara a que éste pudiera llevar una vida normal en el futuro, y quepodrían venir ocasionadas por una actuación negligente por parte de los facultativos que atendieran el parto.

Hay que tener en cuenta que un niño recién nacido es sumamente frágil y vulnerable, con lo que cualquier daño o trauma en un momento como el parto podría dar lugar a una lesión de este tipo, quedando así afectada de forma permanente su movilidad y su sensibilidad.

Una mera fisura en su espina dorsal podría ser suficiente para lastrar de por vida a esa nueva persona.

Lesiones en la médula espinal
Como sabemos, la espina dorsal consiste en una estructura formada por una agrupación de nervios que se distribuyen por todo el cuerpo transmitiendo los impulsos emitidos por el cerebro y recogiendo, así mismo, sensaciones que son enviadas al mismo.

La médula discurre entre la cabeza y las caderas, formando parte integrante del Sistema Nervioso Central, que controla todos nuestros procesos, acciones y efectos; y se ve rodeada por la columna vertebral, cuya finalidad es precisamente la de protegerla.

Cualquier persona que sufriera una lesión en su espina dorsal podría ver tremendamente reducida su movilidad. Sin embargo, son los recién nacidos quienes más vulnerables podrían ser frente a las mismas, puesto que sus estructuras óseas no se hayan aún perfectamente establecidas, lo que les hace especialmente frágiles.

En todo caso, el grado de afectación de las funciones motoras y sensoriales dependería del punto de la médula que hubiera resultado dañado, de tal forma que si la lesión hubiera tenido lugar en el cuello, el niño podría sufrir una parálisis total (Tetraplejía), no pudiendo sentir ni mover más allá del mismo.

Actualmente no hay tratamiento o método quirúrgico alguno que permita paliar la lesión ocasionada, a no ser que ésta hubiera sido superficial y se hubiera tratado inmediatamente después de producirse.

La reclamación por negligencia médica
Aunque en su mayoría este tipo de lesiones, muy poco frecuentes por otra parte, se deben al infortunio o a algún golpe que pudiera sufrir la madre durante su embarazo o en los momentos previos al parto; éstas también podrían ser el resultado de una conducta o decisión culposa o negligente por parte de los facultativos médicos (doctores o enfermeros) que lo atendieron, desviándose con ello a través de la misma de las pautas indispensables que deberían regir el procedimiento del parto.

Así, por ejemplo, el uso indebido del fórceps, un instrumento médico con la forma de unas tenazas que sirve para retirar al bebe cuando la madre no tiene más fuerza para empujar, podría dar lugar a éste o a otros daños (en su mayoría de carácter cerebral, causando retrasos leves en los niños).

A través de una reclamación por Negligencia médica podría obtenerse una Compensación económica que, si bien en modo alguno podría paliar el daño sufrido por ese bebe, sí podría servir para confortar a esos desafortunados progenitores que han visto como un momento que debía ser maravilloso y gratificante se truncaba por un incidente tan desagradable.

twitter-logo youtube-icon-full_color

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies