Los abusos en la residencia de ancianos

Los abusos en la residencia de ancianos

La iniciativa de llevar a un familiar a una residencia de mayores puede ser difícil, debido a los componentes emocionales y familiares que suelen afectar a las personas encargadas de tomar tal importante decisión. Las personas mayores o de edad avanzada, suelen ser más frágiles y vulnerables y la atención que reciban va a ser esencial en su salud definitiva.Por desgracia, esta no siempre se realiza de la forma correcta.Una de las variedades en que se están produciendo estos abusos, es en el tratamiento negligente a los ancianos con el suministro de alimentos a sus residentes.Cuando se producen daños por parte de los empleados de la residencia, la misma siempre podrá ser demandada, bien por sus trabajadores o por la existencia de deficiencias en la institución que originen la falta de cuidado de los mayores.En la actualidad, determinadas situaciones de mala praxis médica están relacionadas con el abuso de los mayores, por lo cual se deberá investigar previamente la reputación de la residencia, los servicios ofrecidos y su ubicación.Sin embargo, es imposible asegurar el que no se cometa cualquier tipo de abuso.¿CUÁNDO DEBEN SONAR LAS ALARMAS?Los familiares del mayor deben tomar conciencia del problema y reconocer lo que ocurre cuando se den señales de abuso que vamos a señalar a continuación:

  • Huesos rotos.
  • Aparición de ulceras por presión.
  • Quejas de los residentes.
  • Confusión mental.
  • Signos de abuso sexual.
  • Desnutrición.

Una de las variadas formas de negligencia es el fracaso de estas residencias en la alimentación de las personas que tienen a su cargo, al no proporcionársele los nutrientes necesarios para mantenerse sanos o no aportarse las vitaminas que se deben incluir en la dieta de una persona mayor.La desnutrición es una causa común de enfermedad en estas residencias y los familiares de la víctima deberán estar atentos a la aparición de determinados signos en sus seres queridos, para lo cual deberán estar pendientes de los cambios drásticos en su salud, situaciones anormales de la piel o cambios en su estado mental.Si estos síntomas apareciesen y son reconocidos, es posible que falten en la alimentación del mayor, las vitaminas o sustancias que deben ser incluidas en sus dietas y cuya falta u omisión podría llegar a ser un elemento amenazante para su vida.Normalmente, las personas confían en las residencias de mayores para el cuidado de sus seres queridos, los cuales si no tienen un adecuado control médico, pueden generar una degradación que perjudique la salud del mayor y haga que la misma se deteriore a un ritmo mucho más rápido del normal.El abuso de los ancianos es una fría realidad existente en nuestra sociedad y los responsables siempre podrán ser demandados por negligencia médica cuando aparezcan signos externos que demuestren que los mismos no están siendo tratados conforme a los requerimientos de su edad y estado de salud.
José Alberto Andrio Espina

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies