Los Beneficios y Derechos de la Incapacidad Permanente Total

Los Beneficios y Derechos de la Incapacidad Permanente Total

La incapacidad permanente total es aquel grado de invalidez que se produce cuando el trabajador por causa de enfermedad o de accidente de trabajo se ve impedido para la realización de todas o de las fundamentales tareas de su profesión habitual. Visitar Abogado

Por profesión habitual se entenderá la desempeñada normalmente por el trabajador al tiempo de sufrirla.

En caso de enfermedad común o profesional, será aquella a la que el trabajador dedicaba su actividad fundamentalmente durante el periodo de tiempo, anterior a la iniciación de la incapacidad, que reglamentariamente se determine.

La incapacidad total, es por tanto una incapacidad meramente profesional, es decir, está íntimamente relacionada con la profesión u oficio que desempeñaba el trabajador con anterioridad a declararse la invalidez.

Además de los requisitos y elementos de tipo general para una invalidez permanente, la primera cuestión a plantearse es el tipo de profesión que desempeña el trabajador, ya que dependiendo de ésta pueden surgir diferentes problemas y tener distintas soluciones.

Valorar una incapacidad total

A la hora de valorar una incapacidad total por tanto, será necesario poner en relación el puesto de trabajo concreto con las limitaciones funcionales que padece el operario y será necesario establecer un diagnóstico médico de la enfermedad, su carácter permanente y la repercusión funcional que pueda tener en la capacidad de trabajo del operario.

Igualmente será necesario un conocimiento de todas las fundamentales tareas que el sujeto debe realizar en su actividad laboral.

Lo esencial, no será por tanto el que este impedido para la realización de todas sus funciones, sino solamente de las esenciales o de su cometido.

Para luchar por conseguir este derecho un abogado especializado en incapacidad permanente será quién mejor pueda guiarte en este proceso, ayudándote con su experiencia a poner en contexto cada situación particular.

Por ejemplo, si un trabajador que tenga la categoría de peón no puede permanecer de pie por estar afectada su bipedestación por estar afectada su columna, no podrá realizar dicho trabajo y deberá ser declarado en incapacidad permanente total, puesto que las funciones de un peón siempre se hacen permaneciendo de pie.

¿Cuál es la cuantía de la Incapacidad Permanente Total?

Por norma general será el 55% de la base reguladora, si bien, para los mayores de 55 años existe la incapacidad permanente total cualificada que tiene un incremento del 20% en la prestación económica, por lo cual un beneficiario de 55 años cobrara el 75% del salario bruto que estuviese percibiendo.

En los supuestos en los que haya habido un accidente de trabajo con falta de medidas de seguridad, dicha prestación se podrá aumentar entre un 30 a un 50%, según la gravedad de la falta y de cuyo pago será responsable el empresario infractor.

Esta prestación presenta la peculiaridad de que también podrá cobrarse de una sola vez, como si fuese una indemnización, para lo cual se deberán tener menos de 60 años en el momento de la solicitud y su cuantía variara de 84 mensualidades en un menor de 54 años a 12 en uno que tenga 59 años.

Motivo por los que se puede acceder a una Incapacidad Permanente Total

Se puede llegar a la incapacidad permanente total desde un proceso de incapacidad temporal y en este caso se considerara como fecha del hecho causante aquella en que se acabó la incapacidad temporal, pero igualmente puede accederse sin incapacidad temporal previa y en este caso la fecha del hecho causante será la que dictamine el Equipo de Valoración de Incapacidades.

Derechos de la Incapacidad Permanente Total

Beneficios personales

La principal ventaja de una incapacidad permanente total para un trabajo habitual, es que el operario podrá seguir trabajando en otros puestos de trabajo que sean compatibles con su estado de salud, bien sea en la propia empresa o en cualquier otro centro de trabajo por cuenta ajena o por cuenta propia, obteniendo de esta forma otros ingresos alternativos que complementaran la cuantía de su pensión.

Beneficios Sociales

La obtención de una prestación por incapacidad permanente total dará derecho a que el trabajador pueda obtener una calificación de minusvalía, de cómo mínimo el 33% , para lo cual deberá solicitarla ante el Departamento de Servicios Sociales que lo gestione de la Comunidad Autónoma correspondiente .

Lo anterior le permitirá unos beneficios fiscales en varios impuestos, como puede ser reducciones en la base liquidable del Impuesto de la renta de las personas físicas para discapacitados, igualmente el IVA que tenga que soportar para la adquisición de un vehículo se verá reducido del 16% al 4% y estará igualmente exento del impuesto de matriculación de vehículos, si el mismo se inscribe a nombre del discapacitado y apra su uso exclusivo y cumpliéndose determinados requisitos.

Por ultimo estará exento del impuesto de circulación, dependiendo de cada Ayuntamiento y siempre que el vehículo se matricule a nombre del discapacitado.

Beneficios Fiscales

En materia de vivienda puede obtener una ayuda en los interese de los prestamos solicitados para la compra de vivienda de protección oficial, y una ayuda para la entrada según al plan de vivienda al que se acoja.

Por el contrario, si el trabajador decide trabajar en otra empresa existen subvenciones y bonificaciones que facilitaran la contratación del mismo, e igualmente si decide auto emplearse podrá obtener este tipo de ayudas.

Hay que señalar que las empresas de más de 50 trabajadores, siempre hay una cuota de reserva del 2% de la plantilla para la contratación de personas discapacitadas que tengan la incapacidad permanente total.

Beneficios en Gastos Farmacéuticos

Los pensionistas por incapacidad permanente total, disfrutaran de una reducción del 10% siempre que no compatibilicen la prestación con otro trabajo por cuenta ajena o propia del que reciban una retribución independiente

¿Qué otros beneficios tiene?

Estos pueden desplegarse desde el ámbito educativo en forma de becas y ayudas de educación especial, hasta acceso a programas de a garantía social, pero también abonos de trasporte urbano, ayuda económica para coger los taxis, descuentos en determinadas empresas privadas como telefónica o MRW o empresas públicas como la RENFE que otorga descuentos del 25 al 40% en el coste de los viajes a los titulares mayores de 18 años y pensionistas de la seguridad social.

Igualmente pueden ser beneficiarios de ayudas y exenciones para la adaptación de inmuebles de titularidad privada, zonas de aparcamiento reservado, tarjetas de estacionamiento o ayuda domiciliaria en caso de precisar apoyo de terceras personas.

José Alberto Andrío Espina

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies