LOS DIVORCIOS INTERNACIONALES EN EUROPA

LOS DIVORCIOS INTERNACIONALES EN EUROPA

A comienzos del 2014 el ejecutivo comunitario publicó un informe expresivo en de las diferentes situaciones actuales en la que se encuentran los procesos de divorcio internacional.

El documento tenía como objetivo estudiar las diversas normativas que se encuentran en vigor para valorar los procesos e identificar las debilidades.

En este artículo hablaremos brevemente sobre lo que este dictamen significa, así como lo que se espera conseguir en los próximos años.

Actualidad de los divorcios internacionales en Europa

A continuación señalaremos algunas de las ideas expresadas en el citado documento sobre la situación actual de los procesos de divorcio internacional en Europa:

  1. El primer problema detectado es la no existencia clara de un órgano competente, ya que en ninguno de los países miembros está claro cuál es unidad jurisdiccional que se debe hacer cargo de la problemática generada por los divorcios internacionales.

  2. El segundo problema planteado es el del no reconocimiento: actualmente son muchos los procesos legales de custodia de menores que no son correctamente homologados en los estados miembros, por lo que los divorcios de este tipo, deben librar largas y farragosas batallas legales para que sean reconocidas estas medidas judiciales.

  3. Problemas de divergencia en cuanto a los contenidos esenciales de las leyes de menores: los obstáculos más grandes que son advertidos en el informe están relacionadas con las normativas que regulan todo lo relacionado con el bienestar de estos y es en estos casos donde con mayor incidencia se presentan los problemas derivados de los divorcios internacionales y sus trámites legales.

Para modificar la situación Bruselas solicitó una consulta de carácter público para buscar las mejores soluciones al problema del divorcio internacional y facilitar la mecánica procesal a todos los interesados.

Cuál es la situación de los divorcios internacionales en el año 2015.

La solución de las crisis matrimoniales que desembocan en un divorcio con elemento extranjero, en la actualidad ya posee una normativa propia para solucionar el conflicto de este tipo de parejas.

Hay que decir que las quiebras matrimoniales en estos casos se regirán por el derecho del país donde los cónyuges tienen su residencia habitual, y en su defecto, por otros elementos como pueden ser el país donde se encuentre la última residencia conyugal, la nacionalidad que ambos miembros de la pareja que pudieran tener, y por último, la ley del país en el que se haya interpuesto el divorcio.

De aquí se deduce, que según la Comisión Europea podrán elegir la ley que deba regir su separación o divorcio, ya que el espíritu de la normativa es facilitar la solución de estas rupturas del vínculo entre los ciudadanos comunitarios, al facilitar la posibilidad de elección de la ley que deba regir su proceso.

En el año 2014 se han adherido a dicha normativa 16 países, como son España, Austria, Bélgica, Bulgaria, Francia, Luxemburgo, Rumanía, Letonia, Italia, Hungría, Lituania, Eslovenia y por último Grecia, países estos que tienen una normativa con la cual las parejas pueden elegir la Ley que se aplicará en el momento de divorciarse.

Si las parejas no estuviesen de acuerdo, los jueces disponen de fórmulas adecuadas para decidir cuál es la normativa legal aplicable de carácter nacional, evitando de esta forma dolorosos y prolongados procesos legales que se eternicen en el tiempo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies