Los efectos del divorcio en los niños preescolares, preadolescentes y adolescentes

Los efectos del divorcio en los niños preescolares, preadolescentes y adolescentes

Los niños esta edad reconocen con rapidez que uno de sus padres ya no vive en casa, y comienzan a entender que sus padres pronto ya no estarán casados, ya no vivirán juntos y que, posiblemente, todo esto indicará que ya no se quieran en el futuro.

Lo más peligroso de todo esto son los sentimientos que comenzarán a desarrollar, puesto que con mucha probabilidad se culparán a sí mismos por el divorcio de sus padres, y comenzarán a preocuparse por los posiblescambios que se vayan a desarrollar en sus vidas cotidianas.

En muchos casos, tendrán pesadillas y aparecerán con frecuencia signos de tristeza, angustia y sufrimiento por la ausencia del padre que ha abandonado el domicilio. Los niños en edad preescolar, aunque parezca que no se enteran de la situación, pueden desarrollar una cierta agresividad y enfado hacia el padre al que culpen del divorcio.

Por el hecho de que estos niños han de lidiar con la diferencia entre fantasía y realidad, es muy peligroso el que los mismos puedan llegar a creer que sus padres puedan volver a estar juntos, por tanto, sus progenitores deberán hacerles saber cual es la situación real, sin inducir nunca a confusiones.

¿Qué pueden hacer los padres ante este tipo de situaciones?

Decirles a sus hijos que el divorcio no es culpa suya, asegurándoles que sus necesidades estarán cubiertas, y quién se ocupará de ellos. Hablar sobre sus pensamientos y sentimientos, siendo absolutamente sensible hacia los miedos del niño. Planificar los horarios cuidadosamente, de forma que el progenitor que no tenga la custodia tenga su propio espacio y momento.

Deberás leer libros sobre los niños y el divorcio, que te podrán ayudar a solventar esta situación. De forma dulce y práctica deberás recordarles a tus hijos que el divorcio es definitivo, y que sus papas no van a estar juntos de nuevo.

El divorcio para los niños preadolescentes y adolescentes

Estos niños entienden el significado del divorcio, pero tienen dificultad para aceptar los cambios que conlleva para la familia.

A pesar de que su pensamiento es más complejo, siguen culpándose a sí mismos del divorcio de sus padres. En cierto modo, pueden seguir sintiéndose abandonados por el padre que se traslada fuera del hogarfamiliar, y sintiéndose retraídos de estar con amigos que tenían desde hacía mucho tiempo, o de realizar sus actividades favoritas.

En otras ocasiones, actúan de forma no característica en ellos. Pueden sentirse enfadados o inseguros sobre sus propios sentimientos, y en ocasiones se sienten obligados a tomar responsabilidades que no les corresponden, y que pertenecen a personas más adultas en su propio seno familiar.

¿Qué deberán hacer los padres en este tipo de situaciones?

Los padres deberían mantener abiertas las líneas de comunicación con estos, reafirmándoles su amor e involucrándose constantemente en sus vidas. Deberán conocer a sus amigos, lo que hacen junto a ellos y mantenerse al tanto de los progresos de estos niños en la escuela, así como las actividades que realizan junto con sus compañeros.

El continuar realizando rituales de familia y rutinas como los deberes del colegio o comprar comestibles, o ver películas juntos.

Lo que siempre deberían evitar los progenitores es utilizarlos como armas arrojadizas o como confidentes para obtener información del otro ex cónyuge.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies