Los sindromes depresivos y la gran invalidez

Los sindromes depresivos y la gran invalidez

Los síndromes depresivos cuando presentan una severa intensidad son también objeto de que el beneficiario pueda conseguir una prestación de gran invalidez.

Estos síndromes pueden implicar igualmente intentos suicidas, ya que la víctima en estos casos suele padecer graves alteraciones mentales que harán necesaria la asistencia de una tercera persona para evitar que se lesione o se suicide.

Por tanto en situaciones de intensidad severa y con carácter secundario a otras patologías se reconocerá la Gran Invalidez cuando la victime presente una seria ideación autolítica con riesgo de darse muerte asimismo.

Pero también cuando sus ideas obsesivas las esté rumiando durante todo el día o tenga ideas paranoides que no le permitan regular sus actos ordinarios de la vida de manera normal.

En estos casos, los terceros acompañantes deberán impedir siempre que incidan conductas irresponsables o actos agresivos que puedan poner al enfermo en peligro para el mismo o para terceros.

La depresión

La depresión al margen de todo intento de suicidio, también puede ser una patología que determine el reconocimiento de la Gran Invalidez, pero eso si en los casos de mayor gravedad e intensidad.

En este sentido no son extraños los casos en que se han calificado como Gran Invalidez un supuesto de depresión mayor con patología depresiva severa en que el enfermo se encuentra permanentemente encamado, con una evolución de su enfermedad muy torpe y con mal pronóstico de futuro.

 La capacidad intelectual reducida

El retraso mental o la capacidad intelectual reducida inciden en determinados aspectos de la vida ordinaria de la persona, y cuando ´estos le impiden desenvolverse en su vida ordinaria de forma autónoma e independiente, puede ser calificada por los Tribunales como Gran Invalidez.

A este respecto hay aspectos que inciden esencialmente como son la comunicación, el cuidado de sí mismo en la vida, en el hogar, en las actividades sociales, en la autodirección de su salud y seguridad, que impedirán que el gran inválido pueda auto dirigirse.

Jose Alberto Andrío

aa-indeminizaciones.com

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies