Muerte del deudor de la pensión y compensatoria

Muerte del deudor de la pensión y compensatoria

El Código Civil determina en el artículo 101 las consecuencias que sobre la subsistencia de la pensión por desequilibrio económico establece la muerte del deudor estableciendo unas reglas a la misma.

La norma general es la transmisión mortis causa de la misma, las posibles excepciones vienen constituidas por la insuficiencia del caudal hereditario para atender las necesidades de la deuda, así como la posible lesión a la legitima en cuyo caso, se impondrá una reducción o la extinción de la pensión.

REGLA GENERAL: TRANSMISION DE LA DEUDA
En principio el fallecimiento del deudor de la pensión compensatoria no produce por si solo la extinción de la pensión. En estos casos se producirá una novación modificativa con cambio del sujeto pasivo, de modo que el ex cónyuge fallecido, se verá sustituido por sus herederos.

Este efecto trasmisivo permite abundar en la diferencia entre pensión por desequilibrio económico de esposos separados o divorciados y aquella otra que tiene por misión satisfacer las necesidades básicas como la alimentación, es decir, las pensiones alimenticias, en estas últimas, el fallecimiento del deudor, determina la extinción de la deuda, pero no en la compensatoria.

El fundamento de esta transmisión mortis causa, normalmente tendrá en cuenta la teoría del coste de oportunidades ya que en la formación o incremente de esa masa patrimonial que le llega al heredero ha contribuido al perceptor de la pensión.
En el Derecho Comparado la muerte del deudor de la compensatoria también está previsto como trasmisible, si bien con diversos matices tanto en los Ordenamientos francés como alemán e italiano.

¿CUALES SON LAS REGLAS GENERALES DE LA TRANSMISION DE LA DEUDA?
El Código Civil establece mecanismos correctivos para tutelar los intereses de los herederos del causante-fallecido. Mediante estas reglas lo que se pretende resolver es el conflicto de intereses, que con la muerte del deudor surgirán entre el acreedor de la pensión y los sucesores en cuanto herederos y legitimarios.

A la vista del régimen legal, son los intereses de estos los que gozan de beneficio frente al cónyuge de la pensión.

¿CUALES SON LAS CAUSAS?
a- Insuficiencia del caudal hereditario. La pensión compensatoria reviste habitualmente la forma de un pago de una prestación periódica mensual. Esto hace que sea difícil la exacta cuantificación de la misma, sin embargo esta operación global es imprescindible a fin de determinar la suficiencia de la herencia en orden a su pago. Esta capitalización no debe afectar a la forma de pago de la deuda que podrá hacerse periódicamente.

Cuando hablamos de insuficiencia del caudal hereditario para satisfacer la deuda, toda la doctrina coincide en que hay un alto grado de ambigüedad en lo que debe conceptuarse como deuda, así, para algunos autores debe tener en cuenta el valor de los bienes de la masa hereditaria y otros ponen el acento no tanto en el valor, sino en la rentabilidad que se pueda obtener de los mismos.

Por tanto habrá que examinar si el caudal hereditario permite o no satisfacer la pensión dependiendo de la rentabilidad del patrimonio hereditario que puede alcanzar a cubrirla o no.

En todo caso, deberá ser el Juez quien a la vista de las circunstancias concurrentes de la naturaleza y rentabilidad de los bienes de la herencia, deba decidir sobre la subsistencia, reducción o supresión de la pensión por desequilibrio. En algunos casos los Tribunales han hecho hincapié en el valor de la suma recibida, entendiendo que el caudal es hereditario podía soportar la carga de la pensión mediante la enajenación de los inmuebles. Por tanto, lo que se tendrá en cuenta es el valor de los bienes que componen la herencia del deudor de la pensión que falleció.

Esta regla solo se aplicaría cuando se haya producido la aceptación por parte del heredero de manera simple y pura, esto es, sin beneficio de inventario.

Sin embargo esta opinión no es compartida ni por la Doctrina ni por la Jurisprudencia Mayoritaria que establece que la aplicación de la regla limitativa de la responsabilidad de los herederos se daría con independencia de la forma en la que se acepta la herencia.

b- La lesión de la legítima. La segunda de las excepciones a la integra transmisión post morten de la pensión compensatoria viene constituida por la lesión de la legitima de los legitimarios. Este apartado es uno de los que más dificultades plantea ya que habrá de entenderse que la pensión compensatoria como deuda del causante de la pensión debería gozar de preferencia sobre los derechos de los legitimarios, ya que el Código civil en el artículo 818 establece que para fijar la legitima se atenderá al valor de los bienes que quedarán en la muerte del testador con deducción de deudas y cargas.

A&A Abogados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies