Nueve consejos para causar una buena impresión en los tribunales

Consejos para causar una buena impresión en los tribunales

Todos sabemos que las primeras impresiones importan y cuando se trata de la aparición en un Juzgado, esta  deberá plasmar una buena imagen tuya en la mente del juez, y que tal vez pueda influenciar positivamente en el resultado de tu caso.

En teoría, los jueces son imparciales y neutros, pero la verdad es que pueden ser influenciados por estímulos externos como cualquier persona.

Esta influencia podrá venir, de lo que escuchan, del aspecto general de las personas, del lenguaje corporal, tono de voz, o de cómo respondes a las preguntas, teniendo un impacto positivo o negativo, según sea el caso.

A continuación te señalaremos nueve consejos sobre como causar una buena impresión en tus Audiencias Judiciales.

–          Vístete con ropa limpia. No hay nada más ofensivo que un mal olor corporal que cree un aura negativa en la persona, transmitiendo una baja autoestima y falta de confianza.

Estarás en estrecha proximidad con el personal del Juzgado, Abogados y testigos y aunque nadie vaya a comentar nada sobre ello, no quiere decir que no puedan darse cuenta. Si tienes que prestar testimonio, tendrás que permanecer cerca del Juez y el olor de tu cuerpo y de tu ropa, pueden viciar el ambiente.

–          Evita patrones llamativos y estilos excéntricos. Hay estudios de cómo los jurados anglosajones o los Jueces se pueden influenciar por el estilo o color de la ropa de los justiciables. Hay algunos colores, que por la razón que sea, causan mala impresión, como son los marrones oscuros.

Si estas acostumbrado a vestir de modo informal, no intentes transmitir un mensaje que no corresponde contigo mismo, pues no tienes que impresionar a nadie, sino simplemente, ganar tu caso.

Si eres profesional o empresario, que lleva todos los días corbata, por ejemplo, no tienes porque presentarse de una forma que no sea la habitual en ti.

Para las mujeres se sugieren colores lisos y ropa que no sea demasiado ceñida, ni estridente. Estas formas, para las mujeres, pueden ser un poco más sofisticadas, pero en definitiva se deben evitar los rosas o rojos. Para los hombres sugerimos chaquetas azules o gris claro, con pantalón similar y camisa blanca.

–          Cuida el lenguaje corporal y evita el moverte demasiado. Sabemos que la comunicación más importante es esta, y no mediante el tono de nuestra voz, no trates de imitar la última película que viste en televisión y señalar con el dedo al abogado contrario o a los testigos, pues esto no funciona en la práctica judicial real. Muévete, solo cuando tenga que ver un documento o sea absolutamente necesario.

–          Mueva las manos con gracia. Las investigaciones recientes han demostrado que existen conexiones nerviosas entre las manos y otras partes del cuerpo. Por tanto, las mismas, revelan situaciones de forma inconsciente.

–          Presta atención a lo que estas sintiendo realmente y si quieres demostrar honestidad, mantén las palmas hacia arriba.

–          Expresiones faciales. Sonreír ayuda, pero no en todo momento, ten en cuenta que estas en un Juzgado, y la sonrisa continua, puede dar una imagen frívola o bobalicona.

Cuando escuches algo que no te guste o que entiendas es falso mantén la compostura, evita expresiones de incredulidad y mantén siempre contacto visual con el Juez, el cual es en definitiva quien dirige el escenario y lo administra.

–          Al ser interrogado, evita el ser demasiado argumentativo. Si das un testimonio que se pierde por las nubes y elude las preguntas, esto, puede tener un efecto adverso para tu caso. No discutas bajo ningún concepto con el Juez, escucha y responde a lo que se te pregunte.

No tienes por qué estar de acuerdo con todo, pero habla solo cuando se te pregunte. Limítate a contestar si no estas de acuerdo con algo, “con todo respeto no estoy de acuerdo con esta afirmación”.

–          Rendirse a la evidencia. Si la pregunta solicita algo obviamente claro y correcto, admítelo, el negar lo evidente, puede tener consecuencias desagradables y dejarte en una posición de completo descrédito.

–          Contesta la verdad sobre todo lo que recuerdes. Ten en cuenta que si faltas a la misma, tarde o temprano los Jueces o Abogados, podrán verificar la inexactitud de tus declaraciones y quedarás en una situación poco ventajosa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies