Nulidad matrimonial y violencia doméstica

Nulidad matrimonial y violencia doméstica

Los malos tratos en el matrimonio o la violencia conyugal, no son siempre causas de nulidad matrimonial.

Decir que un Matrimonio es nulo, significa que este nunca existió, es decir, que no se contrajo.

Las Sentencias Canónicas, declaran lo que ocurrió en el momento de la celebración del matrimonio, es decir, la nulidad del mismo o su eficacia y validez.

Los supuestos de violencia doméstica, es decir, que haya malos tratos en la vida conyugal, no significan por sí mismos que se pueda hablar nulidad matrimonial, y la razón de ello, es que estos, son hechos posteriores a la celebración del vínculo.

Por tanto, una conducta posterior a la boda, aunque sea censurable, no puede invalidar el consentimiento que prestaron en su momento los cónyuges.

Otro problema es si los malos tratos existieron antes de contraer matrimonio, y uno de los cónyuges, se casó canónicamente para librarse de los mismos.

Otro supuesto no infrecuente, es la causa de miedo grave, es decir, amenazas contra la vida o los supuestos de engaño o dolo provocado, para conseguir el consentimiento de la parte, que después sufre malos tratos.

El engaño, puede a veces suceder, cuando una persona supone que se casa con otra de apariencia amable y tranquila, pero la realidad de esta es bien distinta.

Si este defecto, es pretendido directa y principalmente también puede ser causa de Nulidad.

En los casos de violencia doméstica, lo fundamental, será determinar si ese cónyuge agresor, padece algún tipo de causa psíquica, que le ha inhabilitado para contraer matrimonio.

Esto quiere decir, que esa persona sufra trastornos de tal gravedad que le impidan la asunción de las obligaciones esenciales del Matrimonio.

Cuando estos defectos, son graves y subsistían en el momento de contraer Matrimonio, si puede hablarse de causa de Nulidad.

Las partes que acuden a un Juez Canónico solicitando su nulidad y alegando como causa los malos tratos, tienen realmente un problema muy grave, pero lo que sucede, es que le preguntan al Juez si su Matrimonio es nulo o no, es decir, le interrogan sobre otra cuestión distinta que es a la que el Juez debe responder.

Por tanto, no todos los matrimonios en los que haya violencia o malos tratos existe Nulidad del mismo, y aunque esto, pueda parecer una solución demasiado dura, se debe tener en cuenta cual es el auténtico sentido de la Justicia Eclesiástica.

Los malos tratos y la violencia, doméstica tienen que ser resueltos por los poderes públicos del Estado, los cuales deberán utilizar todos los recursos legales a su alcance para erradicar esta lacra social.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies