¿obras necesarias o mejoras de ornato?

¿obras necesarias o mejoras de ornato?

En ocasiones, y por distintas circunstancias, la Comunidad de Propietarios alcanza el acuerdo mayoritario de realizar determinadas obras en un edificio sujeto a la Ley de Propiedad Horizontal, que entiende que son necesarias para la adecuada conservación, habitabilidad y seguridad del inmueble, dada su naturaleza y características.

Sin embargo, puede haber uno o varios propietarios, que disientan del acuerdo mayoritario por entender que las obras no son de conservación o habitabilidad del inmueble, sino que son accesorias y puramente ornamentales y decorativas.

Estas obras, o mejor dicho el coste de ejecución de las mismas, superan las tres mensualidades ordinarias de gastos comunes, lo cual conlleva que si no fuesen necesarias, los propietarios disidentes no vendrían obligados a sufragarlas.

Cuando  a estos acuerdos mayoritarios adoptados en Junta de Propietarios, se le opone uno o varios propietarios disidentes que expresan su voto contrario al acuerdo  recogido en Acta, se suele plantear una problemática de qué se debe entender por salvar el voto.

La expresión “salvar el voto”, significa hacer constar de una manera clara la voluntad contraria de un disidente del acuerdo tomado en Junta, de forma que no haya lugar a dudas sobre el parecer de dicho comunero.

Por tanto, el propietario disidente que “salva su voto”, habrá de realizar cualquier tipo de manifestación aunque sea mínima, de que su parecer no está en consonancia con lo aprobado en  la Junta de Propietarios.

Por tanto, en este tipo de acuerdos el comunero deberá o bien votar en contra del acuerdo o bien salvaguardar su posición, dejando claramente manifestada su negativa a pasar por lo que haya acordado la Junta de Condueños.

Para determinar si una obra es necesaria o de pura ornamentación del inmueble, será necesario determinar con carácter previo, si las mismas son necesarias o no para la accesibilidad y habitabilidad del inmueble.

En la determinación de la necesidad de tales obras, serán vitales los Informes Oficiales de los Servicios Municipales, las informaciones aportadas por peritos que declaren sobre la necesidad de las diversas obras de adecuación del edificio e igualmente, el rango y categoría del inmueble.

Es evidente que en algunas situaciones, la línea divisoria entre ornamentación y conservación, es una línea muy delgada.

Para que sean consideradas obras de conservación o habitabilidad, se deberá tener igualmente en cuenta cual es la antigüedad del edificio, el grado de desgaste del mismo y si el aspecto demuestra cierta vetustez o un grado de desgaste y deterioro que lleve consigo implícita la realización de dichas obras.

A&A Abogados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies