Pacto de relaciones familiares en Aragón

El pacto de Relaciones Familiares es un instrumento jurídico previsto en el Código de Derecho Foral Aragonés que permite a los progenitores en los casos de separación y divorcio acordar como serán sus relaciones familiares en el futuro, la interacción entre ambos cónyuges y la de éstos con cada uno de sus hijos.

Es muy similar al convenio regulador establecido en el Código Civil aunque se puede señalar que existen notables diferencias con trascendencia jurídica

¿Qué se puede pactar y qué no, en este acuerdo?

El pacto de relaciones familiares deberá formularse siempre por escrito y su contenido no podrá ser nunca contrario a la Ley, normas de orden público o normas imperativas, entendiéndose por tales todo lo que afecte a la moral y el orden público o incluso la Constitución Española, no pudiéndose pactar tampoco contenidos imposibles de cumplir.

En ningún caso podrá pactarse casos de custodia individual o compartida con respecto al padre que esté incurso en un procedimiento penal por violencia doméstica.

El Pacto de Relaciones familiares deberá estar siempre guiado por el principio del interés superior de los hijos menores de edad y si el Juez entiende que existen clausulas en contra de los mismos en este acuerdo impedirá su aprobación.

Todo ello con independencia del dictamen del Ministerio Fiscal que en su papel de defensor de los menores deberá comparecer para dar su aprobación o exigir la modificación de determinados extremos que perjudiquen a los pequeños.

Pacto de relaciones familiares en Aragón

Este acuerdo de relaciones familiares deberá establecer el régimen de comunicación o visitas con los padres u otras personas allegadas a las que se les deberá de conceder audiencia para que manifiesten su conformidad antes de aprobarse el Pacto.

El Pacto de relaciones familiares puede ser aprobado parcialmente en todos aquellos extremos que se cumple con la legalidad ordinaria y constitucional y para aquellas cláusulas que puedan pecar de posible ilegalidad se concederá los cónyuges un nuevo plazo para que subsanen los aspectos que puedan ser contrarios a Derecho.

El Juez, en ningún caso, puede modificar el Pacto ni alterar la voluntad de las partes.

En definitiva, el Juez no permitirá, en todo caso, acuerdos contra los hijos o que sean gravemente perjudiciales para los cónyuges.

El pacto de relaciones familiares deberá contener siempre soluciones adoptadas por los padres en relación a la custodia de sus hijos, derecho de visitas, cuantía de la pensión de alimentos y gastos extraordinarios.

Contenidos mínimos del pacto de relaciones familiares

El pacto de relaciones familiares puede ser considerado como un contrato de familia en el que deberá hacerse constar siempre el régimen de convivencia y de visitas con los hijos, la relación de los menores con sus hermanos, abuelos y otros parientes y personas allegadas.

  • El destino de la vivienda y el ajuar familiar
  • La participación de cada progenitor a los gastos ordinarios de los hijos
  • Liquidación del régimen económico matrimonial, así como la asignación familiar compensatoria

Régimen de visitas con los hijos

Los hijos tienen derecho a un contacto directo y continuado con ambos padres y éstos deben relacionarse con aquéllos.

La situación de ambos cónyuges debe partir siempre del principio de igualdad.

Se puede establecer directamente la custodia monoparental o exclusiva o la compartida, debiéndose plasmar todos los detalles adecuados para el desarrollo de una u otra figura.

Es fundamental que en los supuestos de custodia compartida se establezcan los períodos que pasarán cada uno de los hijos con cada uno de los progenitores.

En la custodia individual se establecerá a quién le corresponde de ejercicio y cuando los hijos sean repartidos deberá fijarse con quién quedará cada uno de ellos.

La vivienda y el ajuar familiar

El Código de Derecho Foral Aragonés no habla del uso o mera utilización de la vivienda sino más bien del destino del inmueble incluyéndose aquí la posibilidad de vender el mismo o arrendarlo.

Alimentos

El Pacto siempre deberá contener cuando haya hijos menores o mayores que convivan en el domicilio conyugal cuál ha de ser la participación de cada progenitor para sufragar los gastos ordinarios de los hijos consistentes en alimentación, educación, alojamiento y vestido.

Es conveniente, igualmente, que se fijen cómo deberán de abonarse los gastos extraordinarios.

Si por ordinarios se conocen los necesarios para satisfacer las necesidades básicas y cumplir así con los deberes de la autoridad familiar y la guarda y custodia, por extraordinarios entenderemos aquéllos que tienen naturaleza imprevisible como pueden ser clases de inglés de jota, colonias infantiles, etc.

En cuanto a los gastos extraordinarios se deberá establecer cómo y quién los abonará y cuál será la forma de reparto entre los cónyuges, en definitiva el pacto deberá ser considerado como un acuerdo en el reparto de las cargas relativas a los hijos.

En el pacto de relaciones familiares deberá establecerse cómo se actualizarán las pensiones alimenticias que normalmente se hacen con arreglo al IPC del año anterior, evitando de esta forma ulteriores litigios judiciales en cada una de las periódicas revisiones anuales al reducir de esta forma las confrontaciones que puedan existir tras la ruptura.

Liquidación del régimen económico matrimonial

Es muy frecuente que las resoluciones judiciales dictadas en Aragón se establezca una fecha límite para el uso del domicilio conyugal a partir del cual deberá ser liquidado el patrimonio consorcial.

Pensión compensatoria

En Aragón la pensión compensatoria se denomina asignación familiar compensatoria y puede consistir bien en el pago de una pensión mensual, la entrega de una cantidad de dinero a tanto alzado o bienes.

En el pacto de relaciones familiares deberá fijarse la duración de la asignación compensatoria que siempre podrá ser abonada mediante la atribución de bienes en especie.

¿Cuándo se extingue el pacto de relaciones familiares?

Este acuerdo puede modificarse o extinguirse por mutuo acuerdo de los progenitores por los motivos que se expresen en el pacto, por la existencia de circunstancias relevantes sobrevenidas, por incumplimiento grave o reiterado de las obligaciones del pacto o por privación, suspensión y extinción sobrevenida de la autoridad familiar y el derecho de visitas de los hijos con los abuelos y otros parientes.

En el pacto será posible establecer las comunicaciones y estancias del pequeño con sus hermanos, parientes o allegados que no convivan en el mismo domicilio, cuando por enemistad del progenitor sea imposible el contacto del hijo con éstos, aunque siempre habrá que pedir el asentimiento de éstos terceros ya que el Juez no puede imponer obligaciones a terceras personas sin su aprobación.

El Código de Derecho Foral delimita igualmente, las relaciones con otros parientes y allegados como pueden ser hermanos de un solo vínculo, ya que lo normal es que no se separe a los hermanos.

En cuanto al concepto de allegado parece que el Código de Derecho Foral Aragonés hace referencia a personas cercanas o próximas con las que se tiene una relación de amistad o confianza como podrían ser los hijos de alguno de los progenitores fuera de la pareja o determinados amigos muy cercanos y con los que se han establecidos lazos afectivos permanentes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies