Pago por endoso de efectos cambiarios

Pago por endoso de efectos cambiarios

Puede suceder que el deudor moroso no tenga liquidez, y que para colmo de males, haya vendido las mercancías suministradas por el acreedor.

Como quiera que el deudor en estos casos no dispone de efectivo, el acreedor no cobrará. Pero puede suceder que éste tenga efectos cambiarios afectados de sus clientes suficientes para compensar la deuda, y que están pendientes de vencimiento.

En estos casos el acreedor debe conseguir que el acreedor le entregue los efectos mercantiles endosándole los documentos, bien sean letras, cheques o pagarés.

Mediante este sistema se consigue el cobro de la deuda, y puede ser una excelente solución, puesto que si esperamos a que el moroso cobre los documentos bancarios, siempre puede utilizar este dinero para sus propios fines comerciales antes de pagar la deuda al acreedor.

El endoso es una declaración de voluntad que se formaliza al reverso del título, indicando el nombre del endosante, del endosatario, la firma del que lo endosa, y fecha.

Cuando el endoso carece de fecha, se sigue considerando válido, y se considera como realizado antes de vencer el plazo para realizar el protesto.

Es evidente que el endosante responde del pago del título frente a la persona a la que se lo ha endosado, o endosatario.

Una vez que se tenga el pagaré o letra endosado, se debería comunicar fehacientemente al firmante, del nuevo y legítimo tenedor del título, aunque este no es un requisito obligatorio para la validez del endoso.

Pero si desconoce que ha sido entregado a un tercero, nos podemos encontrar con que el deudor pueda convencerle del anular el documento y sustituirlo por otro de fecha posterior, de modo que el firmante no atenderá eficazmente el pago del titulo originario, produciéndose un caos que posiblemente acabará en los tribunales.

En esto casos lo mejor es hacer un documento privado, de cesión de títulos, especificando la fecha, nombres de las personas que intervienen, y en que tipo de condiciones de efectúan.

Los documentos bancarios entregados, solo producen efectos cuando son realizados.

Nuestros Tribunales consideran que únicamente en el momento en que el acreedor consiga dar liquidez al documento bancario, desaparecerá la deuda original.

Otro uso de la letra de cambio es la que se produce cuando el deudor tiene una crisis de liquidez, y afirma que no puede pagar porque no le pagan sus clientes.

En estos supuestos se les puede pedir que libre una letra de cambio a cargo de sus deudores, y como tomador figure el acreedor, es decir, nuestra empresa.

De esta forma se aumenta la juridicidad de nuestro crédito, ya que tendremos dos obligados responsables, el librado, que es el deudor de nuestro cliente, y el librador, es decir nuestro deudor moroso.

Si hay peligro de Concurso de Acreedores es conveniente que el endoso se realice ante Notario, a fin de que se pueda demostrar la fecha en la que se llevo a cabo el endoso, y no pueda ser impugnado por el resto de los acreedores.

A&A Impagados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies