Parkinson y repercusión en la incapacidad permanente

Parkinson y repercusión en la incapacidad permanente

El síndrome o enfermedad de Parkinson es un proceso caracterizado por el temblor que por sí solo puede llegar a ser invalidante absoluto, por la rigidez muscular y la lentitud o torpeza de movimientos.

El curso suele ser lento e insidioso, pudiendo quedar estabilizado en una determinada fase, o lo que es más frecuente seguir un curso evolutivo cada vez más grave e invalidante.

La fase inicial de la enfermedad se caracteriza por dolor, fatigabilidad y discreto temblor, que incluso puede faltar inicialmente y a pesar de ser el síntoma central de la enfermedad, en este estadio no hay ningún tipo de problema con la capacidad laboral.

Progresivamente la persona y paralelamente al avance de la enfermedad pueden encontrar distinto grado de dificultad para ejecutar sus faenas habituales.

Frecuentemente y en personas jóvenes se suele asociar a una depresión y con bastante frecuencia a un insomnio rebelde que provoca fatiga y debilidad que impide la realización de un trabajo reglado por cuenta ajena especialmente si este exige ciertas actitudes como la atención y responsabilidad.

¿CUÁLES SON SUS SÍNTOMAS?

El síntoma nuclear es el temblor, que suele iniciarse por una o ambas para posteriormente irse extendiendo al conjunto de las extremidades, cara y cuello.

El temblor suele ser progresivo y avanza paralelo a la rigidez muscular, especialmente la de la cara.

Se pierde o deteriora de modo importante la expresión que se hace monótona y paradójica.

La marcha cada vez se va haciendo más penosa con una tendencia a balancear el cuerpo para compensar la tendencia a desplazarse hacia delante.

Posteriormente se pierde esa capacidad de compensación y al ver andar al enfermo de frente da la impresión de que va a desplomarse de un momento a otro ya que los pies no suelen levantarse del suelo y se arrastran para andar.

El temblor llega a ser tan molesto y persistente que incluso en grados avanzados le impide comer o incluso llevarse el alimento a la boca.

Hay procesos de Parkinson que llegan a constituir una gran invalidez ya sea por el deterioro físico avanzado o por la degradación física a consecuencia de un estado demencial.

DIAGNÓSTICO

El diagnostico no suele presentar problemas ya que la sintomatología es lo suficientemente expresiva para que cualquier persona, incluso no médico pueda apreciar de inmediato las limitaciones sicofísicas de estos enfermos y que profesiones serian incompatibles con la enfermedad.

¿CUÁLES SON LOS TRATAMIENTOS?

La respuesta terapéutica del Párkinson es muy variable y caprichosa y los tratamientos no están exentos de efectos colaterales especialmente si se aplican dosis eficaces.

No se puede afirmar de modo general que una terapia adecuada y proporcionada va a producir una mejoría sobre el temblor suficiente para permitir la actividad laboral.

VALORACIÓN MÉDICO LEGAL

En definitiva, el temblor por si solo va a invalidar para trabajos artesanales, cirugía, electrónica, relojería, mecanografía, puestos administrativos.

Las prácticas de tiro y manejo de armas de fuego se hacen imposibles al menos con las mínimas garantías de eficacia y seguridad por lo que todas aquellas profesiones que necesiten el uso y entrenamiento de armas de fuego n podrán ejecutarse.

Las alteraciones sicológicas y siquiátricas que suelen aparecer en las fases más avanzadas de esta enfermedad invalidan a este enfermo bastante antes de que sea el temblor el causante.

La incapacidad total para la profesión habitual es muy frecuente, reservándose la absoluta para casos avanzados.

La gran invalidez es de tipo excepcional pero puede ocurrir cuando este asociada a otros problemas o procesos mentales sobreañadidos o preexistentes.

José Alberto Andrío

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies