Pensando en el divorcio: 5 señales para escoger la mejor opción

Pensando en el divorcio: 5 señales para escoger la mejor opción

El Divorcio nunca es una opción fácil a considerar por los esposos.

Tú siempre tendrás una historia compartida con tu cónyuge, en muchos casos habrá hijos, amigos, familia… posiblemente existirá una casa, bienes comunes…. y, en otras ocasiones, habrá muchos más elementos a considerar, que harán mucho más difíciles y problemática la situación.

Sin embargo, existen supuestos, en que el Matrimonio es tan destructivo y perjudicial, que permanecer en el mismo, es tremendamente difícil, y el Divorcio es la única salida posible.

Se trata de modelos de comportamiento, en los que tu compañero está incurso y no está dispuesto a cambiarlos, se trata de situaciones cronificadas que alteran la vida doméstica, dañan la relación y hacen imposible la convivencia.

A continuación te señalaremos 5 indicios o evidencias de cuál puede ser este tipo de situación, con casos reales:

1. Si sufres malos tratos durante la relación, la situación es sumamente peligrosa. Ésta, normalmente, se intensifica con el tiempo.

Si has experimentado una situación de malos tratos, o crees que puede pasar, deberás ponerte en contacto con unOrganismo Asistencial Especializado en estos temas, para poner en marcha un plan de acción que te proteja y te pueda poner a salvo.

Este es un momento muy peligroso, ya que cuando se abandona a un maltratador, se produce una situación de acoso. Éste, no permite en ningún caso que su víctima se le escape, por lo que necesitarás, en todo caso, ayuda e intervención profesional especializada.

2. El abuso no solamente puede ser físico, sino que también puede ser emocional, el cual, es igualmente, pernicioso y perjudicial, nos estamos refiriendo a la violencia psíquica o violencia invisible, también llamada maltrato emocional, que se manifiesta de una forma más insidiosa y oculta.

Si te sientes inferior y sin valor, es posible que experimentes una forma de abuso emocional y psicológico en tu relación, siempre, claro está, que esto sea producido de forma causal y reiterada por tu pareja.

3. Si tu cónyuge abusa de drogas o alcohol, y rechaza el tratamiento. La vida con un adicto a este tipo de sustancias psicotrópicas o etílicas puede ser caótica. Poco hay que añadir a este epígrafe.

4. Si existe infidelidad habitual de tu compañero. Si tu cónyuge sigue violando la confianza reiteradamente, no hay ninguna esperanza para la relación.

5. Si tu pareja está afectado por un trastorno de la personalidad como el narcisismo o cualquier otro tipo de psicopatía grave. Este tipo de trastornos, a menudo, conducen a comportamientos destructivos, y, generalmente, se considera que los mismos, no son tratables, aunque los comportamientos pueden modificarse, y conseguir, con mucho trabajo terapéutico, que sean menos perjudiciales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies