Pension compensatoria y breve convivencia de los conyuges

Pension compensatoria y breve convivencia de los conyuges

La pensión compensatoria no debe entenderse como un derecho de igualación.

Cuando hablamos de un matrimonio que ha tenido una breve convivencia, es obvio que la misma impide hablar de una posición económica en el matrimonio, puesto que no ha habido tiempo para consolidarse.

Por el contrario se considerará que fruto del cese de esa convivencia se desencadena un empeoramiento en uno de los cónyuges en relación con la posición anterior.

Desde otro punto de vista, la progresión en la igualdad de los matrimonios de breve convivencia no se ve interrumpida.

Breve o escasa convivencia del matrimonio hacen presuponer que no se ha podido ejercer una influencia notoria en las expectativas reales de la trayectoria de uno de los cónyuges, de tal forma que se hayan visto truncadas, bien sean estas expectativas referidas a su formación o por el acceso al mundo laboral.

Por estos motivos se considera que una breve convivencia en el matrimonio puede conllevar unos derechos y obligaciones como son la atribución de una pensión compensatoria.

SIN EMBARGO CABE PREGUNTARSE, ¿QUÉ ES BREVE CONVIVENCIA?

¿Nos referimos a periodos de convivencia de uno, dos, tres años o quizá más? La respuesta a esto es difícil de contestar porque el derecho no es una ciencia exacta.
Así cuando existan dudas respecto a esa brevedad del matrimonio es cuando entra con eficacia el concepto de temporalidad en la pensión compensatoria.

Por tanto el tiempo de convivencia será determinante para la fijación de la cuantía de la pensión compensatoria y serán los Tribunales en cada caso concreto los que concederán o denegarán de este derecho a una de las partes.

¿CUANDO SE SUELE DENEGAR LA COMPENSATORIA POR BREVE CONVIVENCIA?

• Normalmente cuando la esposa es relativamente joven, entre los 30 o 40 años

• Cuando la convivencia en el matrimonio ha sido inferior a los cuatro años

• Cuando existe la posibilidad razonable de carácter objetivo de que la esposa pueda acceder al mercado de trabajo, ya que ha estado incorporado al mismo durante la convivencia matrimonial.

• Cuando la esposa posee una cualificación profesional de la que se puede deducir objetiva y racionalmente que tras un breve periodo de tiempo tenga grandes posibilidades de integrarse en el mercado de trabajo.

A&A Abogados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies