Preguntas frecuentes sobre concurso de acreedores

Preguntas frecuentes sobre concurso de acreedores

¿Qué es un concurso de acreedores? 

Un concurso es un procedimiento legal tramitado ante un Juzgado Mercantil que se origina por la situación de insolvencia de la empresa. Es decir, la empresa no puede hacer frente a la totalidad de sus pagos.

Este procedimiento buscará que la empresa concursada salga de esa situación sin ningún tipo de responsabilidad, y por otro lado, satisfacer a los acreedores.
¿Qué es la insolvencia?

La insolvencia es una situación financiera y patrimonial de la empresa, en la que ésta carece de liquidez suficiente para poder atender a sus acreedores. Por acreedores debemos entender los proveedores de mercancías, Hacienda, Seguridad Social, Bancos.
¿Una empresa con fuerte patrimonio puede llegar a ser insolvente?

Tener patrimonio no significa tener liquidez, ya que una empresa solvente posee los recursos líquidos necesarios o fácilmente liquidables, es decir, convertibles en dinero, para poder pagar a sus acreedores.
¿Qué tiene que hacer un empresario cuando ve que su empresa carece de liquidez?

Lo ordinario será contactar con abogados expertos que analicen pormenorizadamente la situación de solvencia de la empresa.

Si la empresa es insolvente los administradores deberán solucionar el problema para pagar, o en caso contrario, solicitar el concurso voluntario de acreedores.
¿Qué pasa si el empresario no busca soluciones, o no solicita el concurso de acreedores?

Esta es una situación de riesgo, ya que cualquier acreedor podrá solicitar ante el Juez el Concurso Necesario.
¿Cuántas clases de Concursos existen?

Existen dos tipos, el Concurso Voluntario y el Necesario.
¿Qué diferencias hay entre el concurso voluntario y el necesario?

El Voluntario lo solicita el deudor, es decir cuando la empresa tiene problemas de liquidez y en definitiva se trate, una situación de insolvencia provisional o definitiva.

Cuando hablamos de Concurso Necesario, este lo puede solicitar cualquier acreedor de la empresa.

Si el Concurso es Voluntario, el administrador concursal se limitará a intervenir las facultades, es decir autorizar los actos del administrador de la Sociedad.

Por el contrario, si es necesario, el administrador de la Sociedad quedará suspendido y todas sus funciones serán ejercidas por el administrador concursal.
¿Qué es un Administrador Concursal?

La Administración Concursal es un equipo técnico nombrado por el Juez, que dirige la empresa mientras está en Concurso, y puede ser de carácter colegiado, con tres miembros; o simplificado, con uno solo.
¿Cobra el Administrador Concursal?

Si, su retribución está regulado reglamentariamente, y se establecen en relación al activo y al pasivo.
¿Son todos los acreedores del mismo rango o iguales?

No, ya que existen acreedores con privilegio general, como Hacienda, los trabajadores o la Seguridad Social. Acreedores con privilegio especial, como los Bancos que pueden tener hipotecados determinados bienes de la empresa. También están los acreedores ordinarios como son los proveedores, y los créditos subordinados, que son los de los socios o familiares de éstos, los cuales están bajo sospecha legal de poderse haber aprovechado de la situación de la empresa, ya que la Ley presume que la conocían con anterioridad.
¿Cuál puede ser la actitud de los Administradores Societarios antes del Concurso?

Pueden darse dos situaciones, que los Administradores Societarios hayan cumplido con todas sus obligaciones, pero la empresa sea insolvente, es decir hayan tenido un comportamiento correcto mercantilmente hablando, pero también puede suceder que el Administrador haya tenido un comportamiento doloso o negligente, el cual si es declarado culpable recibirá los reproches legales previstos en la Ley.
¿Cuáles son los tipos de calificaciones que puede recibir un concurso?

La calificación del concurso la realiza el Juez, y el concursado puede ser declarado culpable cuando sus actos crearon o agravaron la insolvencia.

Pero también puede ser declarado como fortuito, en cuyo caso quedarán libres de responsabilidad por la insolvencia de la empresa, cuando por causas ajenas a su voluntad y circunstancias coyunturales, es decir sin ninguna intervención de los administradores, la empresa carezca de liquidez para atender a sus proveedores.
A&A Impagados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies