¿Puede el alcohólico crónico trabajar?

¿Puede el alcohólico crónico trabajar?

El alcoholismo crónico puede darse con un carácter sintomático de forma línea y con carácter lentamente progresivo, o bien cursar con frecuentes episodios agudos dentro de la cronicidad.

El alcoholismo crónico presenta una serie de alteraciones físicas que haya que analizar antes de las alteraciones mentales.

A nivel físico, suele alterarse el aparato digestivo donde son frecuentes las insuficiencias hepáticas en diversos grados.

En estadios avanzados de las hepatopatías alcohólicas son frecuentes las varices esofágicas y los episodios de sangrado.

Los cuadros de hipertensión por tal pueden producirse en un gran número de casos y las gastritis ulceras y reflujos son muy frecuentes y tendentes a la cronicidad.

Las polineuritis suelen ser de instauración lenta y progresiva llegando a originar graves cuadros de difícil respuesta a los medicamentos y en estadios avanzados tienen carácter invalidante.

¿CUÁL ES SU DIAGNÓSTICO?

El diagnóstico clínico de las alteraciones físicas producidas por el alcoholismo, no suele ofrecer grandes dificultades y la mayor parte de las veces puede evidenciarse mediante las exploraciones básicas, análisis de sangre, radiografías o ecografías.

¿CUÁL ES SU SINTOMATOLOGÍA?

La sintomatología psíquica del alcohólico es muy llamativa y generalmente es de carácter progresivo.

Suele iniciarse con leves trastornos de la personalidad y de la conducta, consecuencia de la dependencia alcohólica para ir progresando hasta situaciones más graves como puede ser la psicosis alcohólica o la demenciación.

Con la simple observación del enfermo se podrán ver signos de temblores, mala expresión verbal, calambres musculares, varicosidades faciales, diente prominente asociado a importante desnutrición en los casos de hipertensión portal.

¿CUÁLES SON LOS TRASTORNOS MÁS FRECUENTES?

  • Alteraciones de la memoria con frecuentes lagunas amnésicas y fabulaciones secundarias.

  • Falta de atención y concentración. Los test especializados ponen muy en evidencia esa falta de atención del alcohólico y especialmente de la capacidad de concentración. Suelen agotarse al mínimo esfuerzo mental, ya sea de tipo matemático, critico-analítico, abstracto.

  • Alteraciones del estado anímico. Se suelen producir importantes depresiones que a veces se alternan con episodios seudomaníacos.

  • Trastornos del sueño, el insomnio del alcohólico es característico ya que su sueño no es confortable, es superficial, interrumpido muchas veces durante la noche por pesadillas, calambres, alteraciones de los ritmos miccionales o defecatorios.

  • Las alteraciones de la personalidad en el alcohólico son muy relevantes ya que la dependencia le cambia profundamente la personalidad. Las personas que le han tratado antes de su dependencia no le reconocen ya que habitualmente pierde sus cualidades o virtudes como el sentido de la responsabilidad, la puntualidad o el juicio crítico.

  • Alteraciones de la conciencia cualitativa. Alucinaciones e ideas delirantes son parte habitual del síndrome alcohólico crónico.

  • Inadaptación progresiva mayor a la vida de relación familiar, social y laboral.

CUADROS CRÓNICOS DE PSICOPATOLOGIA ALCOHOLICA

  1. Pseudoesquizofrenia paranoide alcohólica, también llamado alucinaciones alcohólicas o manía persecutoria alcohólica. Los enfermos se sienten perseguidos por las personas de su entorno y las relaciones laborales con los compañeros se van deteriorando hasta llegar a situaciones de tensión y violencia.

Cuando el proceso se cronifica es invalidante incluso de modo absoluto.

  1. Delirio celotípico alcohólico consistente en idea delirante de celos, en el que suponen que su mujer le es infiel, y cuando es un síndrome aislado no tiene mayor repercusión en la capacidad laboral pero cuando se asocia a otros síntomas el sujeto no puede cumplir con su obligaciones laborales ya que se pasa el día vigilando y controlando al esposa supuestamente infiel.

  1. Psicosis de Korsakov, es de carácter irreversible caracterizada por fabulaciones e ideas delirantes junto a un cuadro físico de polineuritis, que suele constituir un cuadro de incapacidad permanente total y en algunos casos de absoluta en la cual el sujeto no puede trabajar en nada ya que olvida incluso cuál es su profesión o trabajo, la faena hecha o la que le queda por hacer, y hasta quienes son sus compañeros.

José Alberto Andrío Espina

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies