Qué es y cómo funciona la legítima en Zaragoza – Aragón

Qué es y cómo funciona la legítima en Zaragoza – Aragón; La legítima en Aragón puede ser definida como aquella parte de la herencia, es decir, del patrimonio del testador de la cual no se puede disponer libremente, estableciendo la Ley que tiene que ser asignada en favor de determinadas personas.

En el Código de Derecho Foral Aragonés se define la legítima como aquella porción de bienes del causante que deben ser atribuidos a parientes próximos suyos llamados legitimarios.

La regulación de la legítima en la Ley Aragonesa es relativamente compleja estando, estaba  contenida en 36 artículos de la Ley de Sucesiones ya derogada y que forma parte del actual Código de Derecho Foral Aragonés.

Puede considerarse la legítima como un determinado límite a la libre disposición del causante.

¿Quiénes son los herederos legitimarios en aragón?

Únicamente son legitimarios los descendientes, es decir, deberán entenderse los hijos y descendientes por naturaleza del causante bien sean matrimoniales, adoptivos o no matrimoniales y todo ello en virtud del principio de igualdad de todos los españoles ante la Ley plasmado en la Constitución Española, así como en el Código Civil.

Por tanto, los hijos legitimarios y sus descendientes tienen derecho en virtud de la legítima a la mitad de la herencia.

Derivado de lo anterior, es que cualquier persona que tenga la vecindad aragonesa al hacer su testamento debe tener en cuenta que la mitad de su patrimonio debe ir destinado necesariamente a sus descendientes.

Sin embargo, entre los descendientes el testador lo puede distribuir de forma igual o desigual, atribuyendo a unos más que otros o bien atribuirla a uno sólo de ellos.

Así pues,  el testador puede beneficiar a sus nietos o biznietos y no a los hijos que son los descendientes directos de grado más próximo.

Los descendientes individualmente no tienen ningún derecho concreto y personal puesto que se trata de una legítima colectiva por la que los presuntos herederos tienen derecho en su conjunto a la mitad del patrimonio del testador pero se carece de cualquier derecho particular.

A los hijos a los que no se les deje nada en el testamento siempre habrá que mencionarlos, siendo la finalidad de la norma el dejar claro y patente que la omisión de uno de ellos no ha sido por olvido sino intencionalmente.

¿Cómo se calcula el valor de la legítima?

Para calcular su valor hay que partir del patrimonio que existe en el momento de liquidarse la legítima debiéndose incrementar con el valor de los bienes donados en vida por el causante.

Sin embargo, este valor deberá ser actualizado al tiempo de la liquidación y según el Código de Derecho Foral de Aragón no se computarán a efectos de la legítima los gastos de educación, alimentación y asistencia sanitaria salvo que fuesen absolutamente excepcionales.

Si como consecuencia de la distribución de la legítima entre sus descendientes, alguno de sus legitimarios se encontrase en situación de necesidad podrá reclamar a los sucesores del testador lo necesario para su sustento y todo ello proporcionalmente a los bienes que hubiesen recibido.

La legítima aragonesa no puede ser considerada como un crédito de los legitimarios, sino más bien, como una parte abstracta en los bienes dejados en la herencia.

En el caso de que no se hubiese podido completar la cuantía de la legítima con el importe de las liberalidades mortis causa, se reducirán las liberalidades entre vivos empezando por la fecha más reciente.

Cuando la reclamación de reducción se dirige contra el cónyuge viudo del causante éste podrá evitar la reducción pagando al legitimario lo que le correspondiese percibir, conservando el bien que recibió a cambio de pagar el valor en que la reducción consista al legitimario reclamante.

Cuando el bien objeto de reducción tenga un valor superior al de la reducción misma y no pueda fraccionarse la parte que queda a manos del receptor del mismo existen dos posibilidades: una es la de llegar a un acuerdo pagándole al otro en metálico lo que le corresponda o bien quedarse con el bien e indemnizar en metálico en la parte correspondiente al legitimario.

En concreto, cada legitimario tiene el derecho y la facultad de reclamar su satisfacción mediante bienes relictos para el caso de que así no hubiese sido.

La acción de los legitimarios es individual y puede ejercerse frente a extraños que hubiesen recibido bienes de la herencia, excepto frente al cónyuge viudo.

¿Quiénes no son herederos legitimarios?

No lo serán el cónyuge viudo ni los ascendientes. El cónyuge viudo aunque no ha sido nombrado en el testamento siempre se encontrará protegido en razón del usufructo viudal, motivo por el cual a éste no se le considera como preferible.

La actual legislación viene a significar un avance sobre el anterior en aras del principio de libertad absoluta de testar.

Cuando la legítima no se distribuye entre los legitimarios sino que se ha distribuido de otra manera, la legítima colectiva se entenderá distribuida por partes iguales entre todos los legitimarios de carácter preferente que son los hijos y en lugar de los premuertos, desheredados o indignos sus respectivos hijos. Visitar Abogados

El Código de Derecho Foral de Aragón entiende omitidos los legitimarios de grado preferente cuando no han sido mencionados en el testamento o en ejecución de la fiducia sucesoria siempre que esa omisión haya sido intencional no produciendo en tales casos efecto jurídico alguno.

La Ley reconoce ese derecho de los omitidos a reclamar lo que les corresponde de la legitima preterida, frente a terceros cuando exista lesión en la misma, es decir, es un derecho que corresponde a todos los legitimarios de grado preferente.

La legitima puede atribuirse bien en testamento, por pacto, sucesión legal e incluso por donación intervivos.

La existencia de legitimarios no impedirá en modo alguno que se instituya heredero a un extraño siempre que sea de forma clara y explícita y siempre que se parta del respeto a los legitimarios en la mitad del caudal atribuido por cualquier título.

¿Cómo se calcula la legítima en Aragón?

El Código de Derecho Foral Aragonés establece que el caudal computable a efectos del cálculo de la legitima debe partirse del patrimonio dejado valorado al tiempo de liquidarse la misma, es decir, al del fallecimiento del causante, al que se le debe sumar el valor de los bienes donados por el fallecido tomando como referencia el valor cuantitativo en el momento de la delación que deberá ser actualizado en la fecha de liquidación de la legítima, no computándose las liberalidades usuales ni los gastos de alimentación, educación y asistencia en enfermedades dentro del cuarto grado y que estén en situación de necesidad.

El plazo para interponer reclamaciones legales frente a la legítima prescribirá a los cinco años contados desde el fallecimiento o desde la delación de la herencia si ésta se produce con posterioridad.

No obstante, el legitimado cuando fuese menor de catorce años el plazo finalizará para él cuando cumpla diecinueve.

La legítima puede vulnerarse desde el punto de vista cualitativo y cuantitativo.

Desde el punto de vista cuantitativo los legitimarios podrán obtener la reducción de las liberalidades hechas en favor de los no descendientes hasta satisfacer la cuota legitimaria y siendo varios, cada uno tendrá derecho a una fracción del importe de la lesión proporcional a su cuota en la sucesión legal.

La renuncia o la simple falta de ejercicio por alguno de los legitimarios no incrementa el derecho de los demás.

Por intangibilidad cualitativa se entenderán toda carga o condición, término, modo, usufructo, obligación o limitación impuesto en el título sucesorio que disminuirá el valor de los bienes dejados o la plenitud de la titularidad.

El fallecido sólo puede imponer gravámenes sobre los bienes dejados a sus descendientes cuando el valor de los atribuidos libres de gravamen sumado al de las donaciones imputables cubre el importe de la legítima colectiva.

Derivado de lo anterior, es que los casos en que favorece a otros descendientes no hay lesión porque un legitimario recibe lo que soporta el gravado.

Qué es y cómo funciona la legítima en Zaragoza – Aragón

El legitimario perjudicado por los gravámenes tiene derecho a que éstos se tengan por no puestos y siendo varios los descendientes sujetos a carga, la parte de gravamen que le va a quedar sin efecto se repartirá entre todos ellos en la misma proporción en que hayan sido favorecidos por el fallecido en el testamento.

A&A Abogados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies