¿qué hacer cuando el deudor dice que no tiene dinero para pagar?

¿Qué hacer cuando el deudor no tiene dinero para pagar?

El deudor puede comenzar su conversación con el acreedor manteniendo una postura de insolvencia, y de falta de liquidez, para de esta forma intentar esquivar sus deudas. Es una táctica muy simple, pero que en ocasiones puede ser difícil de rebatir.

La finalidad del deudor moroso será convencer al acreedor para que se olvide provisionalmente de él, y si es posible, que sea de forma definitiva, desistiendo de esta forma de cobrar la deuda y acabar pasando el crédito a fallidos.

En el recobro de impagados hay que partir del principio fundamental de que todo moroso siempre tiene algún tipo de ingresos, y aunque estos puedan ser pocos e insuficientes para pagar al acreedor de golpe, siempre puede llevarlo a cabo de una forma fraccionada.

Para que esto se produzca, es necesario por parte del deudor moroso una voluntad de pago como método de solucionar el problema. Si el moroso pone obstáculos a esta forma de solución, el acreedor deberá presionarle, preguntándole si tiene la mercancía que el le vendió.

Como normalmente el moroso ya la habrá vendido, y cobrado; éste quedará en una posición de debilidad ante su acreedor, de esta forma se ejerce una presión moral sobre el moroso y se le puede exigir un compromiso de pagar fraccionadamente la deuda.

Por tanto, para que se de una solución al problema, son necesarios tres requisitos:

  • Que el deudor tenga auténtica voluntad de pago.

  • Que se le ofrezca un método de solución cómodo.

  • Que el moroso se comprometa con el acuerdo de pagos propuesto.

A&A Impagados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies