¿Que supuestos no se consideran accidente de trabajo?

¿Que supuestos no se consideran accidente de trabajo?

No se consideraran accidentes de trabajo los que sean debidos a supuestos de fuerza mayor, entendiéndose por esta la que sea de tal naturaleza que ninguna relación guarde con el trabajo que se ejecutaba al ocurrir el accidente.

En ningún caso se considera fuerza mayor extraña al trabajo:

  1. La insolación, el rayo y otros fenómenos análogos de la naturaleza.

  1. Los que sean debido a dolo o imprudencia temeraria del trabajador accidentado. Por dolo deberá entenderse la intención o propósito deliberado del trabador accidentado de causarse una lesión. Por imprudencia profesional se entenderá aquella conducta imprudente generada en el ejercicio habitual de un trabajo y derivada de la confianza que este inspira al trabajador en el desarrollo de la actividad laboral, en tiempo y en lugar de trabajo.

Por imprudencia temeraria debe entenderse aquella conducta en las que el trabajador asume riesgos manifiestos innecesarios y especialmente graves ajenos al usual comportamiento de las personas.

En otras palabras puede concebirse como la prudencia más elemental exigible, definida por el Tribunal Supremo como aquella conducta del trabajador en la que excediéndose del comportamiento normal de una persona, se corra un riesgo innecesario que ponga en peligro la vida o los bienes, conscientemente.

El concepto de imprudencia temeraria no tiene en el ámbito laboral el mismo significado que en el ámbito penal.

En este tiende a proteger al colectivo social de los riesgos causados por ejemplo, por conductores imprudentes.

Mientras que este concepto en el campo laboral provoca la pérdida de protección cualificada de un riesgo específicamente cubierto.

¿QUE SE ENTIENDE COMO IMPRUDENCIA TEMERARIA?

A continuación señalaremos un ejemplo típico de esta situación, en la que un trabajador se dirige desde su domicilio al centro de trabajo conduciendo un ciclomotor, al llegar a una rotonda se detiene ante el rojo del semáforo, pero antes de que se encienda la luz verde, inicia la marcha accediendo a vía preferente, resultando impactado por otro vehículo que circulaba en el cruce, y todo ello en una hora de gran circulación.

Esta conducta merece el calificativo de temerariamente imprudente por revelar un claro desprecio del riesgo conocido y de la más elemental prudencia exigible en tales circunstancias.

¿CUANDO NO SE ENTIENDE QUE HAY IMPRUDENCIA TEMERARIA?

No se da tal situación, por ejemplo, cuando el accidente se produjo cuando el trabajador salió de la autopista por la que circulaba el camión remolque para entrar en un ramal secundario donde existía una curva muy pronunciada a mayor velocidad de la permitida.

Esta acción en un conductor profesional que había circulado ya 140 kilómetros desde el punto inicial del recorrido, no revela por si sola la existencia de una imprudencia temeraria, en su significado jurídico de falta de la más elemental cautela o prudencia que debe exigirse en los actos humanos susceptibles de causar daño, sino que más bien es la falta de un cuidado o descuido que no previó con la debida anticipación, ya que debía haber frenado el camión remolque que conducía antes de entrar en la vía accesoria de desaceleración.

Fdo. José Alberto Andrio Espina

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies