Qué y cuáles son los créditos subordinados

Qué y cuáles son los créditos subordinados

Los Créditos Subordinados son los postergados tras los ordinarios, que no computan en las adhesiones necesarias para la tramitación de una propuesta anticipada de Convenio, ni en el pasivo, a pesar de que van a quedar sometidos al contenido y eficacia de que este se apruebe.

Por otra parte, si se abriese la fase de Liquidación del Concurso, el pago de estos Créditos requiere la previa satisfacción íntegra de todos los créditos sobre la masa y de todos los Créditos Concursales y Ordinarios.

Además, la clasificación de un Crédito como Subordinado implica la extinción de las garantías que pudiera tener el crédito.

En definitiva, se trata de créditos relegados en el Procedimiento Concursal porque el Legislador les ha atribuido un desvalor, o demérito especial.

Esa postergación parece haber sido impuesta a modo de sanción o castigo ante conductas que se estiman inadecuadas, en el seno del propio Procedimiento Concursal, así como los créditos comunicados tardíamente, o no comunicados, e igualmente como los derivados de contratos vigentes, resueltos o rehabilitados.

En otros supuestos, esta postergación deriva de la menor consideración del Crédito respecto al resto de los concurrentes, bien porque así sea la voluntad de las partes, o por ser accesorios de otros clasificados como Privilegiados u Ordinarios.

Por último, en estas ocasiones, la razón de la subordinación se sitúa en el plano de la desconfianza o de la sospecha por la cercanía de ciertos acreedores del concursado, que bien podrían haberse aprovechado del desorden patrimonial del deudor, anteriormente a su concurso.

Dentro de estos Créditos Subordinados, la Ley Concursal señala los siguientes:

  1. Los que han sido comunicados tardíamente, o no han sido comunicados oportunamente, pero que están incluidos en la lista que hizo el Juez al resolver sobre las impugnaciones a la lista.

  1. Los créditos que por pacto contractual tengan el carácter de subordinados.

  1. Los créditos por intereses de cualquier clase, o incluidos aquí los moratorios, salvo los correspondientes a créditos con garantía real.

  1. Los créditos por multas y demás sanciones pecuniarias.

  1. Los créditos de las personas especialmente relacionadas con el deudor, salvo los créditos salariales.

  1. Los créditos que, como consecuencia de rescisión contractual, resulten a favor de quien en la Sentencia haya sido declarado parte de mala fe en el acto impugnado.

  1. los créditos derivados de los contratos con obligaciones reciprocas, cuando el Juez considere que el acreedor obstaculiza de forma reiterada el cumplimiento del contrato en perjuicio del interés del Concurso.

  1. Los créditos relacionados con la persona del deudor:

    1. Si este es persona natural se incluirán aquí:

      1. El cónyuge del concursado, o quien le hubiese sido en los dos años anteriores a la declaración del concurso o las personas que convivan con análoga relación de afectividad, o hubieran convivió con el mismo periodo anterior.

      1. Los ascendientes, los descendientes y hermanos del concursado.

      1. Los cónyuges de los ascendientes, descendientes y hermanos del concursado.

    1. Si el deudor fuese persona jurídica se incluirán aquí:

      1. Los de los socios que conforme a la Ley sean personal e ilimitadamente responsables de las deudas sociales.

      1. Los de aquellos otros que en el momento de nacimiento del derecho de crédito, sean titulares de al menos un 5% el capital social

      1. Los de los Administradores de Derecho o de Hecho, así como los de los Liquidadores de la entidad concursada y los de los Apoderados con poderes generales de la empresa, así como los de quienes hubiesen sido administradores, liquidadores o apoderados en los dos años anteriores al concurso.

      1. Los de las sociedades que formen parte del mismo grupo empresarial que la entidad concursada y los de sus socios.

La desconfianza ante todos estos acreedores por su cercanía al deudor y su más que posible conocimiento de la situación patrimonial real antes de la declaración del concurso, hace que el Legislador postergue sus créditos y extienda sus recelos y suspicacias.

A&A Impagados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies