Reclamación por negligencia médica en ginecología

La ginecología es la rama dentro de la Ciencia Médica dedicada íntegramente a tratar las especialidades, problemas y enfermedades propias de la mujer, incluyendo dentro de éstas diversas modalidades de cáncer, la amenorrea o la dismenorrea.
Para ello, los ginecólogos llevan a cabo un examen integral tanto de las mamas como del sistema reproductor femenino, esto es, el conjunto formado por útero, vagina y ovarios; por medio de revisiones periódicas una vez que la mujer alcanza una determinada edad.
Así mismo, también engloba la llamada obstetricia, que tiene por objeto el cuidado de la mujer embarazada durante el desarrollo del embarazo, el parto y la primera etapa en la vida del recién nacido.
De este modo, como puede verse, son ámbitos de la salud extremadamente delicados los tratados por esta especialidad médica.
Ello provoca que sea también uno de los ámbitos donde se presentan mayor número de quejas y reclamaciones por parte de las pacientes como resultado de errores y actuaciones negligentes por parte de sus facultativos.
La Negligencia en el ámbito de la ginecología
Debido al amplio número de aspectos de carácter sensible cubierto por la ginecología, ésta da lugar a un elevado número de reclamaciones y quejas por errores médicos.
Son especialmente frecuentes los casos de negligencia derivados de:

  1. El error en el diagnóstico de las citadas enfermedades en el sistema reproductor femenino.
  2. El retraso en el diagnóstico de embarazos ectópicos
  3. Los errores relativos a asuntos de interrupción del embarazo y anticoncepción (por ejemplo, cuando no se llevó a cabo adecuadamente una intervención de ligadura de trompas, quedando la mujer embarazada).
  4. Prácticas incorrectas durante el parto.
  5. Perforaciones accidentales en el útero o daños en los órganos femeninos.
  6. Las lesiones al realizar intervenciones quirúrgicas o procedimientos de examen con laparoscopia.

El factor común a todas estas modalidades de error son los graves daños, en muchos casos permanentes o de difícil solución que para la mujer o su hijo podrían producirse a causa de esas desviaciones de los estándares ginecológicos apropiados cometidas por estos facultativos médicos.
Son, en todo caso, daños y perjuicios de carácter evitable. De ahí que se hable de negligencia.
La reclamación de una compensación económica por negligencia médica
Cada año se presentan casi 13.000 reclamaciones y quejas por casos de negligencia médica, dándose la circunstancia, como antes decíamos, de que el ámbito de la ginecología es uno de los que mayor numero de las mismas totaliza.
Si sintieras que has sufrido un daño grave y permanente o de difícil reparación a causa de una práctica manifiestamente inapropiada y no diligente por parte de tu ginecólogo, podrías interponer una Demanda por negligencia.
Ello podría permitirte encaminarte hacia la obtención de una compensación económica que palie en cierto modo ese perjuicio que se te ha ocasionado.

 

twitter-logo youtube-icon-full_color

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies