Reconocimiento de deudas con garantía hipotecaria

Reconocimiento de deudas con garantía hipotecaria

En ocasiones, la posición del deudor que se ha convertido en moroso puede ser de grave riesgo para el acreedor de un crédito, porque ha llegado a su conocimiento que su situación es lastimosa y financieramente caótica. Sin embargo, puede darse la posibilidad de que el deudor sea propietario de algún inmueble y que simultáneamente al reconocimiento de la deuda, le añadamos una garantía hipotecaria.

Estas transacciones deberán realizarse ante Notario, en Escritura Publica e inscribir la Hipoteca en el Registro de la Propiedad.

Si el deudor no cumpliese, el acreedor siempre podrá ejercitar el Procedimiento Sumario de carácter hipotecario para reclamar la deuda. Simultáneamente quedará protegido frente a lo posibles embargos por terceros, derivados de deudas que mantenga nuestro moroso.

Igualmente, puede suceder que el deudor no tenga inmuebles pero sea propietario de algún bien mueble susceptible de ser hipotecado.

Para el supuesto en el que la Hipoteca no pueda realizarse sobre el bien mueble, siempre será posible la realización de un reconocimiento de deuda con garantía sobre el mismo mueble, es decir con garantía prendaría que puede, bien desplazar el objeto entregado en prenda  o no.

Mejor que estas garantías prendarias, es conseguir que el deudor nos preste un fiador personal de su deuda que garantice su compromiso o un avalista solvente que firme los efectos cambiarios junto al deudor.

Cuando nos encontramos frente a Sociedades Mercantiles de escasa solvencia económica, es conveniente y necesario que el reconocimiento de deuda sea firmado por el Socio Principal o Administrador y un Fiador Solidario. Igualmente se podrán utilizar en este caso letras de cambio o pagarés que deberá ser firmados por el

Administrador y su Avalista.

Con independencia de esta alternativa, existe la posibilidad de buscar por parte del deudor alguna sociedad solvente patrimonialmente, o que le afiance algún pariente o persona física o jurídica que tenga patrimonio y le avale.

Cuando la situación de falta de liquidez del deudor sea muy riesgosa y presente dudas, la alternativa que le quedará al acreedor es que su deudor le entregue cheques al portador de forma que los pueda cobrar el mismo día en ventanilla del Banco librado, de esta forma averiguará si existen fondos suficientes y se evitará gastos de devolución.

En todos estos casos en los que el deudor no haya entregado ningún medio de pago y tenga en sus manos la esencial iniciativa el acreedor deberá estar y seguir muy de cerca el cumplimiento de pago aplazado.

A&A Abogados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies