Responsabilidad del fabricante por fallos y defectos en el diseño de sus productos

Responsabilidad del fabricante por fallos y defectos en el diseño de sus productos

Uno de los motivos que podrían fundamentar una Demanda por los daños causados por productos defectuosos podría ver fundada en el propio diseño de aquellos.

Es posible hablar de diseño defectuoso cuando los riesgos predecibles de sufrir cualquier tipo de daño por el empleo del producto resultante de dicho diseño podrían haberse reducido, o incluso evitado, adoptando otras alternativas razonables a la hora de prever esa configuración que acabó teniendo el producto en cuestión.

Así, nos encontramos ante casos en los que, por razón del diseño o configuración específica que se utiliza a la hora de proyectar el futuro producto, se causa que éste acabe resultando considerablemente peligroso, más de lo que lo hubiera sido de haberse optado por otro diseño distinto.
» La dificultad que este tipo de casos plantea en la práctica

Fundamentalmente es en el momento de la prueba cuando más complicado se hace argumentar que el diseño de un determinado producto era defectuoso. La Ley impone a quien afirma haber sufrido daños a causa del empleo de un determinado bien que pruebe dónde residía el defecto del mismo, lo cual en ocasiones puede conllevar ciertas dificultades.

Una posible forma de probar que el diseño de un producto era defectuoso, al resultar excesivamente peligroso, podría ser proponer alternativas al mismo que pudieran haber resultado elegidas (por ejemplo, si se afirmara que el defecto de diseño se encontraba en los materiales tóxicos del producto, podría proponerse el empleo de otros diferentes y no tóxicos).
» Un caso de ejemplo

Dadas las dificultades que puede conllevar plantear de forma genérica todos estos conceptos, puede ser muy ilustrativo proponer un ejemplo práctico. Imaginemos que un ventilador metálico hubiera estado cubierto por una protección de seguridad a modo de rejilla, pero ésta era demasiado grande.

Si un niño hubiera metido la mano mientras aquél estaba en marcha, sufriendo daños, podría interponerse una reclamación que se apoyara en su diseño defectuoso, afirmando que de haberse dispuesto las varillas de la rejilla metálica de forma más próxima entre sí, el daño hubiera podido evitarse.

Con ello se podría ilustrar ante el Tribunal la presencia de los defectos, facilitando el proceso de reclamación. En todo caso, sería aconsejable poder contar en casos de esta naturaleza con el apoyo de un abogado especialista.

Él siempre sabrá el mejor modo de ilustrar dónde se encontraba el defecto del producto que te causó un daño, afianzando de esta manera tu reclamación y posibilitando una rápida y exitosa solución para el pleito.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies