¿Se puede desheredar en Aragón?

Desheredar en Aragón: La desheredación en Aragón es una declaración del que realiza el testamento o su fiduciario de desposeer al que tiene derecho a la legítima de participar en la herencia.

¿Qué es la legítima?

Por legitima puede entenderse aquella parte de una herencia de la que no se puede disponer libremente el causante y debe repartirse entre sus herederos forzosas y que, en Aragón, significa el 50% del patrimonio relicto.

La desheredación cuando se funda en causa legal tiene que ser siempre expresada en el testamento o en la ejecución de la fiducia. El fiduciario es la persona de confianza señalada por el testador.

Por fiduciario puede entenderse en Aragón la designación de otra persona para que decida personalmente cuál va a ser el destino de los bienes en los casos de muerte del causante, el cual tomará las decisiones que considere oportunas en orden a la sucesión y designación de herederos.

Es una figura generalmente aplicable a los testamentos mancomunados que son los realizados por los cónyuges estableciéndose como recíprocamente herederos a la muerte de uno de ellos.

Se trata de un poder que se concede por una persona a otra de su confianza, normalmente, el cónyuge para que en el momento del fallecimiento del primero pueda ordenar y decidir su sucesión hereditaria designando herederos y distribuyendo la legítima.

La fiducia es un cargo gratuito, voluntario e irrevocable que suele operar en el marco del matrimonio o de las parejas de hecho y tiene como finalidad distribuir los bienes de la herencia por el cónyuge que sobreviva entre los hijos y descendientes comunes.

Las causas por las que se pueden desheredar están tasadas legalmente pudiendo tal situación el haber negado alimentos al padre sin causa que lo justifique, es decir, sin motivo legítimo, maltratarle de obra o injuriarle gravemente así como a su cónyuge o haber sido privado judicialmente de la autoridad familiar sobre descendientes del causante por Sentencia Judicial fundada en el incumplimiento del deber de crianza y educación.

Sin embargo, el Tribunal Supremo en una reciente Sentencia ha establecido que el maltrato psicológico o psíquico puede ser equiparable al maltrato de obra.

La doctrina es aplicable a los hijos que menospreciaron y abandonaron a su padre en sus últimos años de vida, sin tener ningún contacto con el mismo y que sólo se acuerden de este para solicitar sus derechos hereditarios.

El Tribunal Supremo ha establecido que el menoscabo o lesión de la salud mental de la víctima debe comprenderse dentro de la expresión maltrato de obra, dando una interpretación flexible y acorde con la realidad social a las causas de desheredación, de acuerdo con el signo cultural y los valores actuales.

La desheredación está estrechamente ligada con la indignidad sucesoria y ésta únicamente referida a los legitimarios. El análisis e interpretación de los motivos para desheredar según los Tribunales deben de hacerse siempre de forma restrictiva, sin poderse ampliar el ámbito de aplicación a otros casos que no estén previstos en la Ley.

Sin embargo, puede suceder que la causa de la desheredación expresada en el testamento sea errónea, pero haya sido determinante de la voluntad del causante.

La desheredación realizada conforme al Código de Derecho Foral aragonés priva al desheredado de la condición de legitimario y de las atribuciones que le correspondan por cualquier título, excepto las que se hayan realizado de forma voluntaria conforme a la desheredación, conllevando la privación anticipada de cualquier beneficio atribuido por la Ley.

Cuando la causa de la desheredación es la ingratitud el donante puede siempre revocar las donaciones hechas al desheredado.

Se puede afirmar que la desheredación con causa legal extingue la legítima colectiva, en el caso de que no haya otros descendientes que conserven la condición de legitimarios.

Sin embargo, los efectos de la desheredación se pueden conseguir en muchos casos con la llamada preterición intencional, es decir, la omisión del legitimario en la atribución de la legítima colectiva.

Cuando el desheredado se reconcilia con posterioridad con el que ha realizado el testamento deja sin efecto la desheredación ya hecha.

La reconciliación y el perdón son irrevocables, quedando la desheredación hecha sin efecto y no produciendo los efectos de la exclusión absoluta.

Dado que en el sistema aragonés el disponente puede distribuir la herencia entre todos los descendientes en la forma que considere oportuna, el Código de Derecho Aragonés establece que el disponente puede excluir a los legitimarios de grado preferente sin alegación de causa o motivo alguno.

Para privarle de las facultades sucesorias a un hijo no hace falta desheredarle basado en motivo legal alguno, basta con no dejarle nada en la sucesión voluntaria y evitar la apertura de la sucesión legal.

Lo anterior no quiere decir que no se le pueda y deba mencionar en el testamento para excluirle, ya que lo que es realmente trascendental es que se le puede privar de atribuciones sucesorias sin necesidad de alegar causa alguna.

En el Ordenamiento Jurídico Aragonés la desheredación es una institución que no reviste la importancia trascendental de otras legislaciones forales y del Código Civil.

Su única finalidad puede ser la de privar de la legítima al único heredero o a todos sus descendientes.

La desheredación priva de la condición de legitimario y extingue la legítima colectiva en el caso de que no existan otros herederos legitimarios.

No debe confundirse en ningún momento la desheredación por causas legales con la indignidad para suceder ya que la indignidad declarada priva al indigno de la herencia o legado y, en su caso, de la condición de legitimario.

Los motivos de la indignidad siempre tienen que ser privados mientras que, por el contrario, los motivos de la desheredación tienen que ser ciertos y tendrán que ser demostrados por los herederos del causante cuando el desheredado la impugne o niegue.

Según el Código de Derecho Foral Aragonés son incapaces para suceder por indignidad  los siguientes:

  • los padres que abandonasen o prostituyesen a sus descendientes,
  • el que fuese condenado por haber atentado contra la vida del causante o de su cónyuge, descendiente o ascendiente o contra la vida de otro llamado a la herencia cuya muerte favorezca en la sucesión al indigno,
  • en el que fuese condenado por acusación o denuncia falsa contra el causante o el fiduciario en relación con un delito penal para el cual la ley señale una pena grave,
  • el que con amenaza, fraude o violencia obligase a otorgar, revocar o modificar las disposiciones sucesorias.
  • e igualmente el heredero mayor de edad que sabedor de la muerte violenta del causante no lo hubiese denunciado en el plazo de un mes a la justicia.

El Código Foral Aragonés describe dos clases de desheredación que son la absoluta e intencional y la no intencional, por la cual el otorgante del testamento expresa su voluntad de privar al excluido de todo derecho en la sucesión quedando igualmente desposeído de la sucesión legal y de la acción por lesión de la legítima colectiva.

No obstante, en los supuestos en que la desheredación absoluta afecte a todos o al único legitimario éste siempre conservará el derecho a  suceder ab intestato y a reclamar en caso de lesión la legítima colectiva frente a terceros.

La desheredación no intencional o por error es aquella por la cual, en el testamento o en el título sucesorio se expresan motivos erróneos para desheredar pero no determinantes, en cuyo caso se tendrán por no puestos.

Existe igualmente un segundo supuesto que puede suceder cuando los motivos sí que sean determinantes, produciéndose para los legitimarios en tal caso las consecuencias de la preterición no intencional, por el cual se equipara al omitido con el legitimario de cualquiera más desfavorecido en la distribución de la herencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies