¿se puede trabajar con psicosis alcoholica crónica?

¿se puede trabajar con psicosis alcoholica crónica?

La psicosis alcohólica crónica en un primer estadio no suele tener repercusión laboral, salvo episodios de bajas y cierta conflictividad en el trabajo.

Cuando el proceso avanza suele asociarse a diferentes síndromes, y posteriormente, se llega a verdadera psicosis con afectación de la yoidad: el individuo se desconoce, se producen desdoblamientos y alteraciones profundas de la personalidad.

El individuo se pierde tanto en su persona como en el tiempo y en el espacio, el curso del pensamiento se ve alterado y contaminado con alucinaciones e ideas delirantes.

Frecuentemente la psicosis esta asociada a psicosis cerebrales, secundarias a los efectos que el alcohol va originando en los distintos aparatos y sistemas del organismo como hígado, corazón, vasos, etc… Llegándose a un estado demencial.

La psicosis alcohólica crónica irreversible es incompatible con cualquier tipo de trabajo, ya que el sujeto no puede gobernar su propio yo y se dan todos los elementos para una invalidez permanente como el riesgo propio y ajeno, falta de rendimiento y de fiabilidad y calidad en el trabajo.

Las pruebas medicas a nivel físico y psíquico suelen evidenciar el proceso y el único problema que se plantea es si la psicosis es o no reversible como consecuencia de desconocer las respuesta terapéutica del sujeto que persiste en el hábito alcohólico, negándose a llevar de modo reglado los tratamientos.

Se produce por tanto una incapacidad como resultado de la dependencia y los efectos de esta pero no por la psicosis que si estuviese controlada podría mejorar o incluso remitir.

Una dependencia de las drogas, incluido el alcohol, es un verdadero proceso patológico que implica de modo importante la esfera volitiva.

Se pierde la capacidad o libertad para hacer o dejar de hacer y en consecuencia no se le puede atribuir la sujeto como acto voluntario y consciente, el proseguir en el hábito.

En cuanto al carácter de permancenia puede afirmar que si pasados dos años tras dejar la bebida alcohólica y hacer los oportunos tratamientos el proceso persiste e incluso con tendencia progresiva, este debe considerarse como crónico e irreversible.

No obstante, pueden darse periodos de mejoría y habrá otros de empeoramiento por agudización con brotes psicóticos de gran repercusión.

No deben confundirse los trastornos de personalidad y conducta del alcohólico con lo que realmente es y debe ser el concepto de psicosis alcohólica crónica.

Los síntomas pueden ser iguales o semejantes pero en carácter de no permanencia será completamente distinto ya que en el psicótico alcohólico se habrán instaurado de forma crónica.

Cuando se llega a la demenciación, generalmente por un Korsakov, mantenido y lesiones cerebrales irreversibles no debe admitirse ninguna duda en cuanto al carácter invalidante y permanente del proceso.

Es una realidad, la frecuencia con la que suelen verse asociaciones entre epilepsia o alcoholismo, alzhéimer o alcoholismo, esquizofrenia y alcoholismo, y accidentes cerebrovasculares y alcoholismo.

En estos casos resulta muy difícil determinar si se trata de procesos preexistentes o asociados sin ninguna relación de causalidad con el alcohol o si por el contrario son los efectos alcohólicos los que han generado estas enfermedades.

José Alberto Andrío

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies