¿Se puede trabajar estando de baja?

¿Se puede trabajar estando de baja?

La respuesta a esta pregunta de si se puede trabajar mientras que se permanece en situación de incapacidad temporal es evidentemente negativa, ya que la ley establece que el derecho al subsidio podrá ser denegado, suspendido o anulado cuando el beneficiario trabaje por cuenta propia o ajena.

Jurisprudencia sobre trabajar durante se esta de baja

La Sentencia de la Sala de lo Social del TSJ de Andalucía del 10 Mayo de 2012 es paradigmática a estos efectos ya que se hace recopilación de la Doctrina del T.S. respecto de este supuesto, en donde se liga la pérdida del derecho al subsidio por incapacidad temporal con la posibilidad de que el empleador actúe por esta causa, despidiendo al trabajador por trasgresión de la buena fe contractual.
En la mencionada resolución judicial se delimita de modo claro y diáfano que situaciones le son permitidas al trabajador mientras que se halle en situación de incapacidad temporal y cobrando por la misma, y cuales no están permitidas.
Trabajar mientras se esta de bajaNo toda actividad realizada en situación de incapacidad temporal es sancionable, sino solo aquella que a la vista de las circunstancias concurrentes y en especial la índole de la enfermedad y las característica de la ocupación, son susceptible de perturbar la curación del trabajador o por el contrario evidencien la actitud laboral de este contra la buena fe, con la consiguiente simulación en perjuicio de la empresa.
Se concluye que la realización de actividades por cuenta propia o ajena durante una situación de baja médica constituye una clara trasgresión de la buena fe contractual pues durante la incapacidad temporal debe seguir rigurosamente las prescripciones médicas en orden a la recuperación de su salud en el sentido de abstenerse de toda actividad de trabajo, bien sea en interés propio o ajeno.
Debe tenerse en cuenta que esta inactividad al estar de baja laboral le es compensada económicamente por la empresa y por la Seguridad Social a la que le perjudica.
Por tanto, trabajar estando de baja significa un incumplimiento contractual grave y culpable ante la empresa por la que puede ser despedido e igualmente es causa de que se le suspenda la prestación por incapacidad temporal.
La incapacidad temporal es causa de suspensión del contrato de trabajo que exonera de las reciprocas obligaciones de trabajar y remunerar, pero no excluye otros deberes como puede ser el de la buena fe que se deben seguir manteniendo.
Los Tribunales han venido declarando que en situación de baja es licito realizar todas aquellas actividades que sean compatibles con su situación, excluyendo cualquier trabajo por cuenta propia o ajena y estimando posibles las actividades de mera distracción o lúdicas y todas aquellas que no perturben o retrasen la curación del trabajador, o sean contraproducentes para su enfermedad.

Los desplazamientos en incapacidad temporal

Uno de los problemas que mayores dificultades interpretativas plantea la situación de baja es si durante este período en el que está suspendido el contrato de trabajo, se puede viajar a otra ciudad distinta de la que se tiene como residencia.

La Constitución Española en su artículo 19 reconoce expresamente el principio de movilidad y posible deambulación por todo el territorio nacional, así como fija el principio de libertad de residencia siendo un derecho fundamental establecido en la Constitución de 1978.

A pesar de lo anterior, no existe ninguna disposición legal que prohíba viajar o desplazarse fuera de la ciudad al enfermo cuando está en situación de incapacidad temporal. Visitar Abogado

La única obligación que tendrá éste será de comparecer semanalmente para la recepción de los partes de confirmación de su Médico de Cabecera.

En principio se puede afirmar que en los casos de duda lo más coherente será solicitar permiso al Médico de Familia que trate al paciente y si éste no da una respuesta clara, habrá que solicitar autorización a la Inspección Médica correspondiente.

Desde un punto de vista técnico, si el desplazamiento va a ser largo lo más coherente sería pedir el traslado de su proceso de baja al lugar de destino, sin embargo, esto presentará grandes dificultades administrativas y planteará una situación complicada.

Reconocimientos médicos del INSS o de las mutuas patronales

La Inspección Médica tiene atribuida la facultad de control de los partes de baja en las situaciones de Incapacidad Temporal por enfermedad común, igual facultad tienen las Mutuas Patronales cuando son las mismas las que pagan las prestaciones por Incapacidad Temporal derivada de accidentes de trabajo o enfermedad común.

Cuando un trabajador ha sido citado a un reconocimiento y no se presenta en la fecha fijada que le debe de haber sido comunicada siempre con una antelación mínima de cuatro días hábiles, se puede proceder a suspender cautelarmente la prestación económica.

Si la falta de ausencia no queda justificada en el plazo de diez días hábiles para la fecha fijada en el reconocimiento se puede proceder a la extinción del derecho económico al subsidio de Incapacidad Temporal.

¿Cuándo se entiende una incomparecencia justificada?

Cuando la situación clínica del paciente lo desaconseja, lo cual deberá ser documentalmente justificado a través de un informe del Servicio Público de Salud.

Es evidente que el trabajador siempre podrá justificar bien con anterioridad al reconocimiento médico o ese mismo día los motivos que le impiden acudir a la correspondiente revisión médica.

Si el trabajador ha sido citado al reconocimiento médico por una Mutua y no acude a la revisión correspondiente en el día fijado, ésta podrá acordar la suspensión cautelar del subsidio y el trabajador dispondrá de un plazo de diez días para motivar las razones por las que se produjo la incomparecencia.

Cuando se justifica ésta se dicta nueva resolución dejando sin efecto la suspensión cautelar de la prestación económica, se procede de nuevo al pago y se fija nueva fecha para la revisión.

¿Qué pasa con las mutuas patronales?

Cuando han transcurrido diez días hábiles desde que estaba citado el trabajador y no se ha aportado justificación suficiente de la incomparecencia, la Mutua Patronal acordará la suspensión de la prestación económica comunicándoselo al interesado, a la empresa, a la Tesorería General de la Seguridad Social.

Cuando la empresa tiene sospechas de que el empleado está trabajando

Cuando la empresa tiene indicios adquiridos por la comunicación de cualquier otro trabajador o sospechas fundadas de engaño porque cree que el empleado está realizando trabajos en el período de baja, la situación se puede complicar gravemente para éste, puesto que la primera puede entender que se está trasgrediendo la buena fe contractual que debe presidir el contrato de trabajo.

Durante el proceso de incapacidad temporal el contrato está suspendido, sin embargo, el resto de las obligaciones del trabajador continúan persisten y si ésta manteniendo una actividad incompatible con la reparación de su salud, impidiendo o retardando el proceso de curación o realizando actividades incompatibles con su estado físico, el trabajador puede ser despedido de forma procedente.

Sin embargo, esto no es una afirmación absoluta ya que se deberán atender siempre las circunstancias de cada caso concreto y analizar si la realización de esas actividades tiene mayor o menor frecuencia, son de carácter ocasional o simplemente lúdicas  y, en sentido contrario si, evidencian que el empleado consiguió la baja aun estando apto para el trabajo.

Los Tribunales han entendido que cuando los trabajos realizados por el empleado estando de baja no requieren una actividad física continua y pueden ser considerados como actividades ordinarias de la vida habitual no existe ningún impedimento para que puedan ser realizadas ya que no se está alargando el proceso de incapacidad temporal.

Situación completamente diferente pueden ser todas aquellas en las que se demuestre una doble vida del empleado, como puede suceder a título meramente ejemplificativo cuando un trabajador está dado  en Incapacidad Temporal de baja por una lumboaciática, se le encuentra realizando servicios o trabajos por cuenta propia cavando y tirando de azada en un huerto de su propiedad, para obtener unos ingresos suplementarios, situación más frecuente en la actual situación de crisis económica.

O incluso cuando realiza actividades en otra empresa por cuenta ajena donde sobrecarga su columna en actividad físicas incompatibles con su dolencia que perjudiquen la recuperación de su estado físico y alarguen el proceso de Incapacidad Temporal.

Dado que los partes de baja y de confirmación no contienen el diagnostico, la empresa no puede conocer a ciencia cierta cuál es el motivo de la baja ya que lo impide la legislación actual, debiéndose en estos casos, recurrir a métodos indirectos, como son las agencias de investigación.

En estas situaciones las empresas contratan a detectives privados para que hagan un seguimiento del trabajador durante su proceso de Incapacidad Temporal a fin de constatar la realidad del padecimiento físico o psíquico y descartar el posible engaño del empleado.

Sin embargo, en estos seguimientos deben respetarse todos los derechos fundamentales del empleado, no pudiéndose rastrear los desplazamientos del mismo con artilugios electrónicos instalados en el vehículo o domicilio del empleado según una reciente Sentencia del Tribunal Supremo, ya que se está vulnerando su derecho a la intimidad.

¿Tiene el trabajador la obligación de permanecer permanentemente en su domicilio durante el proceso de baja?

La situación de Incapacidad Temporal no implica que el empleado que tiene suspendido el contrato de trabajo, no pueda salir de su domicilio, realizar una vida normal de comunicación y actividades que puedan ser compatibles con su proceso de recuperación.

La excepción a esta norma general se produce cuando los informes médicos prescriben situaciones de reposo absoluto que sean incompatibles con la libertad de deambulación.

¿Cuándo se pueden autorizar los desplazamientos?

Cuando éstos no vayan a incidir en las dolencias del afectado, es decir, que no impida su recuperación física, que durante ese período que se va a desplazar no tenga que recibir partes de confirmación, e igualmente que no esté prevista ninguna prueba de diagnóstico durante ese tiempo o que el desplazamiento haga imposible la reincorporación laboral.

La Inspección Médica puede conceder o denegar el desplazamiento, pero si el afectado insiste en hacer valer su derecho constitucional, la solución será trasladar la baja al nuevo lugar donde vaya a residir temporalmente.

Sin embargo, siempre se debe valorar si el desplazamiento va a ser corto, es decir, menos de una semana, si va a tener incidencia en la recepción del parte de baja de confirmación,  cuál es la situación clínica del trabajador y si ese desplazamiento puede ser perjudicial para la recuperación de su salud.

Como ya hemos manifestado, el mayor problema puede consistir en que durante ese desplazamiento no se acuda semanalmente a la expedición de los partes de confirmación o una posible revisión médica que esté pendiente.

¿Cuál es la opinión de los tribunales en estos casos?

Aunque la respuesta no es unánime, los Tribunales siempre analizarán cada caso según sus propias circunstancias, distinguiendo en muchas ocasiones entre las dolencias meramente físicas en las que no se podrán realizar esfuerzos, de aquellas otras psíquicas como pueden ser los tratamientos depresivos, donde la situación del enfermo sea compatible con el ejercicio de una vida de relación y comunicación o cierto ejercicio físico que pueda mejorar su estado anímico.

No obstante, se puede señalar que en un gran número de casos los Tribunales ante ciertas pruebas, evidencias o indicios fraudulentos mayoritariamente suelen declarar el despido como procedente, por entender que hay trasgresión de la buena fe contractual, al dificultarse la recuperación del trabajador o como mínimo entorpecerse llegando en algunas ocasiones a entender que existe posible engaño por simulación de la enfermedad.

Fdo. José Alberto Andrio Espina

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies