Similitudes y diferencias entre la letra de cambio y pagaré

Similitudes y diferencias entre la letra de cambio y pagaré

El punto fundamental del régimen del pagare se contiene en la Ley Cambiaria, cuando afirma que el firmante de un pagaré queda obligado de igual manera que el aceptante de una letra de cambio.

De ahí que se haya afirmado que el pagare es similar a una letra librada al propio cargo.

Pero la diferencia cardinal es que la obligación que deriva de este no es equiparable que a la del aceptante de la letra de cambio, sino más bien como la obligación del librador de esta.

En la letra no es necesario la firma del aceptante, mientras que en el pagaré si lo es la del firmante emisor. Visitar Zaragoza

En la letra puede anularse la aceptación y subsistir esta, mientras que no hay pagaré sin la firma del emisor, sin la cual el pagaré será nulo.

La aceptación en la Letra de Cambio puede ser parcial, mientras que la obligación del firmante es total.

Al margen de todo ello, buena parte del régimen y funcionamiento de los Pagarés, es análogo al de la letra de Cambio, declarándose de aplicación de estos gran parte de los preceptos que regulan aquella.

En concreto, todo lo relativo al endoso, al vencimiento, al pago, a las acciones por falta de pago, a las copias, al extravió sustracción o destrucción, a la prescripción, al cómputo de los plazos, al lugar y domicilio, consecuencias de la firma por quien actúe sin poder o rebasando los mismos, diferencias entre la cantidad pagadera, letra en blanco y sus suplementos.

En el Pagaré pierde sentido todo lo relativo a la aceptación, y la presentación o vista no cumple idéntica función, sino que marca el comienzo de cómputo del plazo en los pagarés emitidos en un plazo desde la vista. Por este motivo el endosante tampoco garantiza la aceptación.

En el Pagaré no existe provisión de fondos, entendiendo como tal la relación subyacente entre librador y librado, que justifique emitir una orden de pago, la relación causal que motiva la entrega del pagare el tenedor es una relación de valor.

En materia de aval, es natural que si no se indica la persona del avalado, estese entienda prestado a favor del firmante, no del aceptante; y en su defecto, a favor del librador.

A&A Impagados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies