Terrazas: ampliaciones y cerramientos

Terrazas: ampliaciones y cerramientos

En muchas ocasiones el propietario de un piso se encuentra tentado por el hecho de ampliar de facto la superficie de su piso, mediante la utilización de determinadas reformas que impliquen el acristalamiento de terrazas o cerramiento con estructura de aluminio.

Ordinariamente se entiende que para poder realizar tal obra, debería de contar con un permiso del Ayuntamiento por obra y la aprobación de la Junta de Propietarios.

Como norma general se puede decir que no están permitidas tales obras, puesto que alteran el estado anterior del edificio y su configuración externa.

Estas obras normalmente implican una alteración o modificación del aspecto externo.

Cuando un propietario decide hacerlas sin contar con el consentimiento de la Comunidad,  se puede arriesgar a tener que retirarlas por una Sentencia Judicial.

En la práctica estas obras de cerramiento, que son muy frecuentes en las zonas costeras, se hacen sin los preceptivos permisos de los Ayuntamientos, de esta forma se infringen las normativas municipales que no permiten un aumento de los volúmenes de edificación con espacios abiertos en este tipo de terrazas.

En otras ocasiones los propietarios suelen optar por acristalar estos espacios, sin solicitar los correspondientes permisos.

No son pocos los casos en los que existe una cierta complicidad entre todos los miembros de la Comunidad de Propietarios para realizar este tipo de obras en un inmueble de costa, ampliando las superficies de sus respectivos pisos y que son toleradas por los Ayuntamientos donde radican estos inmuebles de verano.

Cuando un cerramiento por acristalamiento sea realizado con anterioridad a la existencia de la Junta de Propietarios, lo normal es que el titular de ese inmueble haya adquirido un derecho que la Comunidad deberá respetar.

No obstante todo lo dicho anteriormente, los Tribunales han venido establecidos que cuando otros vecinos, han alterado la fachada con la realización de cerramientos o acristalamiento con o sin consentimiento de la Comunidad de Propietarios, no se considerara alteración de fachada, el que otro vecino posteriormente realice lo mismo.

La situación que en la práctica se produce cuando en una Comunidad de Propietarios no ha exigido a un vecino que retire un cerramiento durante varios años, es que lo mismo no podrá ejercitar ninguna acción sobre todo cuando la antigüedad es notoria, ya que lo ha aceptado durante un lapso de tiempo de forma tacita, es decir, se habrá consolidado su derecho.

A&A Abogados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies