Tras un divorcio: ¿qué hacemos con las deudas?

Tras un divorcio: ¿qué hacemos con las deudas?

Cuando una pareja se divorcia, existen múltiples asuntos que tratar de gran complejidad y consideración, fundamentalmente, está el tema de los hijos, pero una vez resuelto éste, el segundo gran tema, por su relevancia e importancia, es el económico de la división de bienes y deudas.

Mientras que en periodos de abundancia económica los temas que se discuten, aunque son los mismos, puede haber más laxitud, puesto que al existir una mayor facilidad en la financiación bancaria, se suaviza la discusiónentre los cónyuges.

Mientras que en los periodos de recesión económica, como en la actualidad, las parejas, al Divorciarse concuantiosas deudas, discuten la adjudicación de las mismas, de forma mucho más agria y espectacular.

Cada uno de los cónyuges se esfuerza por asignar al otro el máximo número de deudas posibles, intentandoproteger de este modo sus adjudicaciones y bienes.

En un Estado como el Español, que se apoya sustancialmente en la propiedad común y el sistema de gananciales, la regla general consiste en que cualquier ingreso o bien, adquirido durante el Matrimonio, y con carácter previo a la Separación por cualquiera de los esposos, se considera propiedad común.

De forma análoga, se aplica esta misma regla en relación con las deudas y responsabilidades incurridas por los cónyuges durante su Matrimonio.

En general, las deudas pendientes y en que han incurrido los esposos, permanecen como una obligación de la comunidad ganancial.

No obstante, existen ciertas excepciones que los Abogados de Familia buscarán para darles autonomía propiacomo deudas separadas e independientes de cada uno de los cónyuges, y que no serán consideradas como deudas de la comunidad matrimonial.

Entre éstas, se podrán incluir las deudas en que hubiese incurrido uno de los cónyuges antes de contraer el Matrimonio, o una vez que esté dictada la Sentencia de Separación, como por ejemplo, podría ser, la deuda de la tarjeta de crédito o del negocio de uno de los cónyuges previo al Matrimonio.

Estas deudas, separadas y autónomas, deberá abonarlas el esposo particular que incurrió en ellas.

Considerando el asunto desde otro punto de vista, las deudas contra la comunidad, son aquellas en las que se hubiese incurrido durante el Matrimonio, aunque no en beneficio de la comunidad conyugal.

Los Tribunales, han venido considerando, a las deudas de juego o por apuestas, como realizadas no en beneficio de la comunidad, por lo que, dichas deudas, serán obligación exclusiva del cónyuge que las causó.

Qué es exactamente considerado como un beneficio para la sociedad de Gananciales en una deuda, y si la comunidad ha recibido este beneficio o no, suele ser algo particularmente complejo y difícil, puesto que las circunstancias de cada Matrimonio en el Proceso de Divorcio en que se incurre, es diferente.

Un Abogado Matrimonialista experimentado, deberá, por tano, ser consultado, para que determine si existe beneficio o no para la Sociedad Conyugal, y qué deudas corresponden a la comunidad y cuáles se califican como separadas e independientes para cada uno de los esposos.

El empleo del mismo, durante el Matrimonio, o antes de que finalice el mismo, puede serte de gran utilidad, para preservar tus bienes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies