Vendedores de la once: compatibilidad con incapacidad permanente absoluta

Vendedores de la once: compatibilidad con incapacidad permanente absoluta

Una de las situaciones que ha merecido la atención de los Tribunales de manera específica, es la relación de las personas privadas de visión o con esta muy limitada, y su posible compatibilidad o incompatibilidad con el trabajo en la situación de Gran Inválido.

Es una situación que se da, también, cuando solo se alcanza el grado de Incapacidad Permanente Absoluta, pero es particular para los supuestos de personas ciegas, que trabajan en la ONCE en España.

Nuestra Ley General de Seguridad Social ha establecido, con carácter previo, que las pensiones de Invalidez Absoluta o Gran Invalidez, no impedirán el ejercicio de aquellas actividades incompatibles con el grado del inválido, y que no representen un cambio en su capacidad de trabajo a efectos de revisión.

El colectivo de los vendedores de la ONCE tiene reconocida por el Tribunal Supremo, la condición de trabajadores por cuenta ajena, sometidos a una relación laboral ordinaria,  a raíz de una Sentencia de 26 de septiembre de 2000.

Hasta esta fecha se les había venido considerando como trabajadores sometidos a una relación laboral especial, y se les encuadraba en el régimen de los Representantes de Comercio.

Como consecuencia de lo anterior, no cabe aplicar los topes máximos que eran propios de los representantes de comercio a las bases de cotización que han de tomarse en cuenta para las Pensiones de Incapacidad Permanente, pues la relación laboral ha sido siempre la misma, con independencia de la variación de la interpretación sobre su calificación.

El pronunciamiento del Tribunal Supremo, dio lugar al 11º Convenio Colectivo de la ONCE, publicado en el BOE en fecha agosto de 2001, y acogió la calificación de relación laboral ordinaria desde  1 de octubre de 2001.

En consonancia con ello, la Tesorería General de la Seguridad Social, dictó instrucciones en el sentido que desde la fecha indicada, la cotización de estos trabajadores se lleve a cabo conforme a la de los trabajadores del Régimen General, y todo ello dentro del Grupo 5º de cotización.

Conforme a los Estatuto de la ONCE, aprobados por Orden Ministerial de 2000, podrán afiliarse a la ONCE todos los ciudadanos españoles que así lo soliciten y que, examinados por un oftalmólogo autorizado por la ONCE, se compruebe que cumple en ambos ojos, y con un pronóstico fehaciente de no mejoría visual, al menos, una de las siguientes condiciones:

  • Agudeza visual igual o inferior a 0,1 obtenido con la mejor corrección óptica posible.
  • Campo visual disminuido a 10 grados o menos.
  • El Consejo General podrá aumentar el límite de agudeza visual hasta un máximo de 0,2.

Fdo: José Alberto Andrío Espina

aa-indemnizaciones.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies